Los expertos señalaron que el discurso del presidente Xi Jinping en el evento virtual de la Agenda de Davos del Foro Económico Mundial el 25 de enero dejó en claro el compromiso de China de defender el multilateralismo e inyectó impulso a la respuesta conjunta del mundo a los desafíos.

En su discurso especial, Xi afirmó que los problemas que enfrenta el mundo son intrincados y complejos y que la forma de salir de ellos es “defendiendo el multilateralismo y construyendo una comunidad con un futuro compartido para la humanidad”. Asimismo, expresó su oposición a la creación de “pequeños círculos” y al inicio de una nueva Guerra Fría, porque estos actos, así como los esfuerzos para “excluir, amenazar o intimidar a los demás, e incluso acudir arbitrariamente al desacoplamiento, al corte de suministros y a las sanciones en aras de separación y aislamiento artificiales, sólo traen al mundo la división y la confrontación”.

Te puede interesar...

Robert Lawrence Kuhn, un experto en China, sostuvo que el multilateralismo no es selectivo en el mundo estrechamente conectado de hoy, desde el control de la pandemia hasta la interconexión macroeconómica, y la coordinación internacional y la prosperidad común han sido temas recurrentes durante mucho tiempo para Xi. El desafío para el mundo y para China es evitar que los temas conflictivos interrumpan las acciones óptimas. Liderada por Xi, China continúa exaltando y promoviendo la coordinación internacional, comenzando con la coordinación de la política macroeconómica, señaló Kuhn. “China ha sido el país más comprometido con la globalización, y aunque ahora está adoptando una estrategia de ‘doble circulación’ que realza la importancia de su mercado local durante nuestros tiempos volátiles, esto de ninguna manera reduce la promesa de China con el compromiso global”, agregó.

Bernard Dewit, presidente de la Cámara de Comercio Bélgica-China, sostuvo que el discurso de Xi “describe con claridad y con razón las principales tareas que enfrenta el mundo bajo la pandemia de COVID-19 y sus consecuencias”. Dewit expresó que valora que Xi haya declarado que el mundo no puede abordar desafíos comunes si está dividido y haya abogado por la construcción de una economía mundial abierta. “Es importante para Europa y el resto del mundo darse cuenta de que el presidente Xi confirma que su país continuará implementando una estrategia de apertura y promoviendo el desarrollo sostenible”.

Por su parte, Evgeny Zagrebnov, un experto ruso en relaciones sino-rusas, señaló que el discurso de Xi mostró el compromiso de China con el libre comercio y la inversión. China está pidiendo al mundo que elimine las barreras económicas y encuentre una solución a los desafíos planteados por la globalización económica. La reforma de las estructuras económicas globales permite que China y otros países en desarrollo tengan un papel más equilibrado en el escenario mundial, sostuvo Zagrebnov. También hace que la economía global sea más sólida, más regulada y más resistente, lo que se ajusta al concepto de la Iniciativa de la Franja y la Ruta propuesta por China.

Dennis Munene, director ejecutivo del Centro China-África del Instituto de Política de África, señaló que el discurso de Xi llega en un momento en que el mundo busca políticas económicas sostenibles para reactivar su economía en dificultades. “Al revivir la economía global, el presidente Xi aboga por evitar los prejuicios ideológicos como el unilateralismo y el aislacionismo y, en cambio, promueve el multilateralismo y la construcción de una comunidad con un futuro compartido para la humanidad”, sostuvo. Valora que Xi defienda el fortalecimiento de la igualdad de oportunidades, derechos y reglas para que todos los países se beneficien de los frutos del desarrollo.