A Fondo |

"Cambiando sólo diez palabras los medios podrían referirse al VIH correctamente"

Diego Leonardo Mora es un periodista colombiano que, por los avatares de la profesión y por su propia decisión, en un momento de su carrera se dedicó a escribir sobre VIH. Lo que descubrió fue algo que nos podría haber sucedido a cualquiera de los que trabajamos en los medios, algo que de tan común pasa a ser preocupante: "Descubrí que no sabía nada sobre VIH", confesó. El punto es que cuando el tema es tan sensible, los errores se pagan muy caro: a veces lo que se pone en juego es la dignidad de las personas a las que nos referimos. Este fue el disparador por el que Mora comenzó a investigar, y su interés fue creciendo, hasta obtener una beca en el Next Generation Leaders del Instituto McCain de la Universidad de Arizona. A través de ésta beca, Mora se dedicó durante noviembre y diciembre del 2016 a revisar las menciones que más de 120 medios de 20 países de Latinoamérica y el Caribe realizaban con respecto al VIH-Sida. Revisó una a una más de 2.000 noticias y más de 4.000 menciones acerca de esta temática. Una de sus conclusiones es alarmante: 1 de cada tres menciones que los medios realizan sobre el tema es errónea. Sin embargo, para el especialista, solucionar este problema no es para nada complejo: sólo hay que dejar de utilizar alrededor de diez términos (Sida por VIH, enfermedad por infección y contagio por transmisión, entre otros) para dejar de lado un estigma que ha aparecido por alrededor de 35 años en los medios. El periodista fue invitado a participar en una conferencia y capacitación para estudiantes y profesionales de Comunicación y fue la secretaría de Extensión del rectorado de la UNCuyo la responsable de traer al especialista, quien brinda cursos en diferentes países de habla hispana, a Mendoza. En esta entrevista, Mora cuenta cómo se acercó al tema y qué sencillos cambios pueden realizar los medios para aportar información genuina y no estigmatizante sobre un tema tan trascendental para la sociedad. -¿Cómo comenzaste a interesarte en la temática?-Todo comenzó cuando decidí hacer una investigación sobre el colectivo LGBTI (Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transexuales e Intersex) en Bogotá. Me conecté con distintas organizaciones para interesarme en lo que hacían. Casi sin darme cuenta ya estaba trabajando con ellos. -¿Qué fue lo que descubriste como periodista cuando empezaste a investigar? -Antes que nada, cuando decidí dedicarme a escribir sobre VIH me di cuenta de que no tenía ni idea de lo que estaba haciendo. Fue increíble, no tenía nada de conocimiento de cómo se trataba el tema y fue un trabajo que me llevó tiempo. Tuve que leer, investigar por qué se hace referencia a un tema de una forma y no de otra, y sobre todo debí entender la realidad de las personas que viven con VIH para saber qué era lo que ellas querían que se transmitiera. -Una cuestión de empatía... -Sí, sobre todo porque en este tema por más que uno quiera ser objetivo, termina siendo siempre subjetivo y poniendo la propia opinión y dejando de lado lo que la persona que vive con VIH está sintiendo todos los días: creo que fue mi primer paso para entender cómo debía escribir.

 Embed      

-¿Obtuviste respuestas positivas cuando quisiste dar a conocer lo que estabas descubriendo? -En muchas oportunidades sí, porque en ocasiones los errores no son por mala intención, sino por falta de preparación. Uno de los ítems que hay que mejorar es la formación universitaria y por eso trabajamos con los estudiantes de periodismo. Lo que ocurre es que muchos estudiantes llegan a los medios a trabajar sin saber escribir, de este o de cualquier otro tema. -Parece que faltan posibilidades de capacitarse en un tema específico para desarrollarlo sin errores...-Es que en estos tiempos son cada más frecuentes las necesidades de los medios de generar contenidos en todo momento. Entonces el periodista tiene diez minutos para hacer una nota y en diez minutos no alcanza a leer la guía de cómo escribir al respecto de este tema, de buscar las fuentes y los datos, sin cometer errores. -¿Cómo hiciste la investigación y qué resultados arrojó?-Fue un panel de 121 medios de América Latina de habla hispana, el segundo con mayor número de participación después de Colombia. Analicé información de octubre y noviembre de 2016, fueron más de 2.000 noticias, y dentro de cada una analizaba las menciones a la temática VIH-Sida, que fueron más de 4.000. Se analizaron una a una, para saber su contexto, desde qué lugar se hablaba, cuál era su posición y con lenguaje apropiado e inapropiado. Cuando se usaba cada término, además, cuál era el entorno. -¿A qué conclusiones llegaste?-Se vuelven evidencia para analizar de qué estamos hablando. Una de cada tres declaraciones sobre VIH en América Latina tiene lenguaje erróneo, más del 50% de la información que hace referencia al VIH no habla específicamente de la infección sino de cualquier otra cosa, sobre todo de celebridades. Por ejemplo, Sharapova va a jugar un partido para la fundación de Elton John o Ricky Martín desfiló con su novio en la gala por el VIH en Estados Unidos. Lo mencionan, pero no hacen un análisis profundo del tema, aunque podría ser un espacio para visibilizar otras realidades, una oportunidad, pero no la del temor que conoce todo el mundo.

 Embed      

-¿Pasa en todos los países?-En todos, incluso he estado revisando medios de España y allí también ocurre, no porque se trate de Europa es más adecuado el tipo de referencias que se hace en los medios al respecto. -¿Cuáles son los errores más comunes que se reproducen en los medios?-Siempre se habla de VIH como enfermedad y no como infección; hay enfermedades asociadas al VIH, que son las que sufren las personas, pero en sí nadie muere a causa del VIH sino de una enfermedad asociada, como una pulmonía o un tumor, pero no por el VIH. Otro error es hablar de contagio: el VIH no se contagia sino que se transmite y sólo por tres canales: materno infantil, fluidos o relaciones sexuales. -De todos los errores que se cometen ¿cuál crees que es el peor, o el más nocivo para las personas que viven con VIH?-Referirse como portador a la persona que vive con VIH. De la misma manera que uno denominaría a una cartera que se lleva al trabajo. Es el término más estigmatizante de todos, porque como portador te conviertes en una amenaza para los demás, como si fueses un arma. También suele confundir a las enfermedades de transmisión sexual (ETS) con infecciones, no son enfermedades, son infecciones, como la sífilis.-¿Es equivocado decir Sida en lugar de VIH?-Claro que sí, es una confusión. No es lo mismo reconocer que los nuevos casos son de VIH y no de Sida, el VIH es el virus y la infección crónica es el Sida. Digamos que si las personas están en tratamiento no desarrollan la enfermedad, y hay muchas personas que pueden volver a la etapa del VIH. Esto ocurre muy seguido.-También ha ido cambiando a raíz de la conquista de derechos...-Es verdad que esto ha ayudado mucho a mejorar la situación, la lucha por los derechos y lo que se ha conseguido a través del legislativo. Pero si siguen apareciendo estos errores, quizás porque se hayan naturalizado. También ocurre que el periodista tiene las herramientas para hacerlo bien y la línea editorial del medio no está de acuerdo y lo modifica. -¿Crees que es muy difícil adaptar un lenguaje mediático que no resulte estigmatizante, pudiendo coordinarlo con los requerimientos de los medios? -La verdad es que hay muchas palabras que se utilizan con respecto a este tipo de temas. Ya no hablamos de la lucha contra el VIH sino la respuesta al VIH, en temas de LGBTI tiene más que ver en cómo nos referimos a esa persona, cómo nos referimos al gay, a las lesbianas, a las mujeres trans. Las confusiones más frecuentes son entre transgéneros, transexual y travesti. Uno ve noticias en las que se refieren a las travestis pero en masculino o no se las denomina como mujeres. Creo que muchas veces los periodistas la sacan un poco fácil, nos hemos convertido en una carrera cada vez más acelerada. -Parece más sencillo de lo que luego resulta en la práctica...-Es que cuando el periodista entienda que son alrededor de 10 términos los que debería dejar de utilizar para hacer referencia correcta a todo lo relacionado con el VIH, podría cambiar la realidad de los medios al respecto. "Transmisión", "infección", "vive con", no usar más la palabra "portador", no usar el término "Sida" como sinónimo de VIH. Sencillamente esto.-¿Qué deben hacer los medios?-Acercarse más a las organizaciones, aliarse a ellas. Con esta investigación tengo la posibilidad de determinar qué medios manejan mejor el lenguaje y qué medios no. La idea no es descalificar, sino trabajar en conjunto. Las organizaciones no están abiertas sólo el Día Internacional de la Acción contra el Sida, que es el 1 de diciembre, hay que unirse a ellas.

 Embed      
 Embed      
 Embed