Embed      

El proyecto fue ideado por dos emprendedores de Buenos Aires, que, en colaboración con esta empresa junior de la UNCUYO, colocaron a “Biff” en el sector gastronómico de la Provincia. La ventaja: un menú virtual para atender a las medidas sanitarias por la pandemia.

En tiempo de pandemia y ante la situación crítica que atraviesan las pequeñas y medianas empresas del rubro gastronómico, las tecnologías se insertan en restaurantes y bares, para que cumplan con las medidas sanitarias, ofreciendo como alternativa la virtualidad, directamente desde las mesas. En eso trabajaron dos jóvenes emprendedores de Buenos Aires, Nicolas Gutraich y Gastón Lifschitz, que junto a estudiantes de  la UNCUYO miembros de INCA, empresa junior de la Facultad de Ingeniería, diseñaron y colocaron a la app “Biff” en locales de Mendoza.

Se trata de una aplicación que reemplaza el menú físico por uno virtual. A través de un dispositivo los comensales eligen lo que desean consumir y envían el pedido. El mismo es recibido por la computadora que controla todas las mesas. Además, con “Biff” el usuario puede llamar al mozo o hacer peticiones particulares a las que se tiene acceso directo, como cubiertos, servilletas, sal o que le limpien la mesa. Una vez finalizado el consumo, el cliente pide la cuenta desde ahí. 

“Cuando uno llegue a una mesa de cualquier restaurante que cuente con nuestra app, tendrá sobre su mesa un código QR en el que el comensal escanea con su dispositivo móvil. A partir de allí podrá observar toda la oferta gastronómica que el local cuenta y así realizar sus peticiones, que son enviadas directamente a la cocina o al encargado de los platos. Además, la app sirve para todo tipo de restaurante y bar”, explicó Nicolas Gutraich, director y co-fundador de la app.

Desde INCA Empresa Junior, como nexo entre el ámbito académico y la sociedad, lo que realizan son aportes para que la usuarios y emprendedores se adapten, además de estar a cargo de la distribución y venta del software en Mendoza. "Creemos que es una gran oportunidad, ya que no solo estamos apoyando el trabajo local de emprendedores argentinos, sino que también estamos brindando una solución integral a los comercios gastronómicos de nuestra provincia”, detalló Estefanía Puga, miembro de esta Empresa de la Facultad de Ingeniería.

La estudiante de la UNCUYO, además, detalló que “Biff” apunta a que la gente tenga el menor contacto posible con otras personas o elementos. “Con la antigua carta de papel, la que iba de aquí para allá era muy manipulada, mucha gente la tocaba, hoy con la app todo lo mencionado quedó atrás. Estamos dando un giro en la presentación de menúes, sobre todo en esta pandemia que caminamos. Lo que buscamos es que la gente se adapte a estos cambios. Es la tecnología la que los permite y es a lo que aspiramos en la Provincia”.

Asesorías de Inca para el COVID-19

Ante la situación crítica que están sufriendo las pequeñas y medianas, adempas de facilitar el acceso a esta app, INCA ofrece otra alternativa para impulsar las ventas de los negocios locales, como es la redistribución y modulación de espacios.

“Ofrecemos a restaurantes, bares y cafés, la redistribución de sus locales para que puedan cumplir con las normas de higiene y seguridad que establece el Gobierno Nacional y Provincial. El trabajo consiste en hacer una inspección del lugar para luego rediseñar la ubicación de cada uno de los elementos que el mismo contenga buscando una disminución del esfuerzo e incluso, de ser posible, de los costos del local”, detalló Puga.

¿Qué es Inca Empresa Junior?

INCA Empresa Junior es una organización sin fines de lucro, formada en 2016 por estudiantes de todas las carreras de la Facultad de Ingeniería de la UNCUYO. Forma parte de un movimiento global (La organización global JEG)

Toda empresa junior tiene dos objetivos principales: acercar el conocimiento de estudiantes universitarios a las MiPyMEs, particulares e instituciones para encontrar soluciones a las necesidades a las que éstas se enfrentan día a día; y fortalecer el desarrollo profesional y personal del estudiante generando líderes con un alto grado de habilidades técnicas e interpersonales, comprometidos con la sociedad y el ambiente que los rodea.

La función principal de una empresa junior es la realización de proyectos de diagnóstico, propuesta y aplicación, donde es empleado el conocimiento adquirido durante la carrera, obteniendo así experiencias que derivan en el perfeccionamiento del desempeño profesional del estudiante.

Los ingresos que se perciben son reinvertidos en la propia empresa y destinados a mejoras de infraestructura, sistemas, publicidad y promoción, eventos y otros gastos que derivan de las obligaciones impositivas. La retribución a los miembros no es monetaria sino que se traduce en capacitaciones, viajes y la misma experiencia desarrollada al participar en la EJ.

Las empresas junior son el nexo entre el ámbito académico y la sociedad, interactuando con las MiPyMEs a través de proyectos externos donde los estudiantes aplican sus conocimientos para colaborar con el desarrollo y sostenibilidad del beneficiario, a un costo accesible, logrando así un impacto social de mutuo beneficio. Además como empresa, ofrecen cursos, talleres y charlas en donde se desarrollan herramientas para el desarrollo profesional de jóvenes de toda la provincia. 

Para más información, pueden escribir a: contacto.incaej@gmail.com