El Gobierno de Mendoza dispuso que a partir de este 1 de diciembre, los locales gastronómicos y otras actividades autorizadas ya no hagan llenar una declaración jurada de salud a los clientes.

Con la eliminación de las salidas por DNI y con la disminución de casos en las últimas semanas, el Gobierno decidió que ya no se realice el seguimiento por declaración jurada de salud. La razón de su existencia era poder identificar y hacer seguimiento de personas que hayan estado en el mismo lugar que un contagiado de coronavirus.

"Las medidas tendientes a identificar a las personas que asistieran a establecimientos abiertos al público han resultado una herramienta de suma utilidad durante la etapa de prevención de la pandemia, pero corresponde revisar su vigencia en virtud de la actual situación epidemiológica de la Provincia", se explica en la resolución publicada este martes.

Por eso, según el Boletín Oficial se dispone que ya "no será necesario completar la declaración jurada de salud para las actividades habilitadas en el ámbito territorial de la Provincia de Mendoza".