Entre las medidas que tomó la Provincia de Mendoza para combatir la Pandemia está la construcción de una Unidad de ventilados crónicos, que estará destinada a pacientes con COVID-19 y otras patologías y permitirá alivianar el trabajo y la ocupación de las terapias intensivas.

Realizarán una inversión de $150 millones, contará con 30 camas y respiradores y se ubicará en un sector del Hospital Central. Esto posibilitará refuncionalizar los espacios, destinando a terapia intensiva sólo los pacientes críticos y derivar a esta unidad quienes están en recuperación.

Te puede interesar...

Al respecto, la ministra de Salud, Desarrollo Social y Deportes, Ana María Nadal señaló: “El espacio físico está en construcción y estamos en el proceso de compra de camas y respiradores. La idea es que las terapias intensivas cubran el momento crítico, lo agudo de la enfermedad. Pero después, muchos pacientes quedan con dificultad para poder recuperar autónomamente la respiración y siguen conectados a un respirador y con dificultades, que tiene que ver más con la kinesiología y la recuperación de la capacidad respiratoria”.

Asimismo, Nadal agregó: “Esto, no sólo viene a atender a la necesidad de la pandemia y a una rotación más fácil de camas de terapia intensiva, sino también a resolver un tema estructural de camas en la provincia de Mendoza, para otras patologías que requieren también de terapia intensiva, pero después los pacientes se recuperan y necesitan un tiempo del destete del respirador, que probablemente no sea una unidad de terapia intensiva y sí lo van a poder hacer en esta unidad de ventilados crónicos”.

Esta unidad mejora la estructura y permite mejor atención no sólo para pacientes de coronavirus, sino de otras patologías. Es un avance muy importante en la oferta del sistema de salud y coloca a Mendoza como la provincia más avanzada en este tipo de tratamientos.