Seis ambulancias sin posibilidades de que se utilicen como consecuencia de que hay 20 médicos y 15 choferes aislados muestran el nivel de resentimiento que está sufriendo el Servicio de Emergencias Coordinado (SEC), muy afectado por el crecimiento de casos de coronavirus en Mendoza.

La situación de agrava frente al problema de la falta de camas en algunos hospitales lo que ha llevado a que desde el Gran Mendoza se deriven pacientes, por ejemplo, a la zona Este. Por esta razón los traslados sufren demoras cada vez mayores. Se retrasa la búsqueda de los enfermos y se retrasa el ingreso a los centros asistenciales.

Te puede interesar...

"El sistema está resentido. Se atiende cada vez más a pacientes graves en la ambulancia por falta de camas en hospitales", admitió Alicia Valencia directora del SEC en declaraciones a Canal 9.

"Al día viernes teníamos 17 médicos aislados y 14 choferes. Hoy son 20 médicos y 15 choferes los aislados. Es que si los aíslan en uno de los efectores para los que trabajan, los aíslan para el resto” añadió la funcionaria, quien aseguró que no hay contagiados de Covid entre los miembros del servicio pero al tener otros trabajos en distintos hospitales o centros de salud pueden verse afectados.

Valencia sostuvo además que el sistema público está absorbiendo a los pacientes que son rechazados en los hospitales privados y que deberían ser recibidos de acuerdo a su obra social pero que ya no tienen capacidad de camas.

Vale recordar que Mendoza cuenta con 7.407 casos positivos confirmados. Son 61 casos importados –gente que ha llegado de otros países–, 5.954 por contacto estrecho con alguien que vino de otro país o dio positivo de COVID-19, 111 por casos confirmados por nexo clínico epidemiológico y 1.281 en investigación epidemiológica.

La provincia tiene 2.611 personas recuperadas y 129 fallecimientos por COVID-19.