El ministerio de Salud de Mendoza decidió suspender las cirugías programadas en todos los establecimientos sanitarios, públicos o privados, para poder contar de esa manera con más personal médico pero también con más camas de terapia intensiva.

La resolución publicada este viernes en el Boletín Oficial deja abierta algunas excepciones. Si la cirugía contempla riesgo de vida, se podrá hacer sin que sea postergada. En caso contrario, la operación se postergará hasta que se levante la suspensión, total o parcialmente.

Según la resolución, "la situación epidemiológica de la Provincia de Mendoza ha tenido, en estas últimas semanas, un avance muy importante en el número de casos de COVID-19, por lo que se debe encontrar un equilibrio entre los procedimientos que se consideren efectivos para conservar la salud y la calidad de vida de las personas que tienen indicaciones de procedimientos quirúrgicos".

Debido a esto, se hace "fundamental contar con camas disponibles para atención de patologías COVID-19, tanto moderadas como graves, en los diferentes establecimientos de salud que cuenten con internación".

Teniendo en cuesta esto, el ministerio de Salud decidió suspender las cirugías programas, siempre que no impliquen riesgo de vida o sean ambulatorias o de estadía corta, es decir, de un máximo de 24 horas.

Esta suspensión será por 15 días, o sea, hasta el 30 de abril, se especifica en la resolución.

Seguir leyendo