Diario Uno > Sociedad > Zona Este

Renunció Salvador Arnal, histórico juez penal de la Zona Este

Estuvo al frente de juicios criminales y fue delegado de la Corte para el Este, donde lideró la obra del Palacio Judicial. Es el usía número 24 que se va en pocos meses

Salvador Arnal se convirtió en el magistrado número 24 que renunció a su cargo para jubilarse en lo que va de la gestión del gobernador Rodolfo Suarez.

Te puede interesar...

Arnal tiene 69 años e ingresó a la administración pública a fines de la década del '70.

Fue un histórico juez de sentencias en materia penal y también se desempeñó como delegado administrativo de la Suprema Corte de Justicia en la Tercera Circunscripción Judicial, que abarca la zona Este.

Su gestión como representante de la Corte provincial fue clave para la construcción del Palacio Judicial de la zona Este, enclavado en el centro del departamento San Martín, que fue inaugurado en 2013 durante la gobernación de Francisco Pérez.

También se destaca la implementación, en 2015, de un sistema que permite que los niños y adolescentes de la zona Este cuenten con asesoramiento gratuito de abogados para casos en los que estén involucrados. Fue gracias a un convenio entre la Corte y el Colegio de Abogados y Arnal tuvo muchísimo que ver con ese servicio público.

El juez Salvador Arnal es parte de la Cámara del Crimen que completan sus colegas Eduardo Orozco y Victoria Franano. En los últimos tiempos, y debido a los cambios aplicados en el fuero penal, esa dependencia pasó a llamarse Primera Cámara del Crimen de Gestión Judicial en lo Penal.

Dos casos resonantes

En 2019, Arnal condenó a un sargento ayudante del cuerpo de Bomberos de Junín por abuso sexual contra una compañera de trabajo. Le fijó la pena de 6 meses de prisión en suspenso y la obligación de capacitarse en la temática de violencia de género.

En 2015, el magistrado sentenció a 10 años de cárcel a un guardia de seguridad privada por haber violado reiteradamente a la hija cuando era niña. Fue por el delito de abuso sexual ultrajante y agravado por el vínculo entre víctima y victimario. Resultaron decisivos los testimonios brindados por la menor (tenía 11 años al momento del debate) en Cámara Gesell.