La batalla de los quiosqueros mendocinos con la empresa que distribuye el saldo de las tarjetas SUBE viene de vieja data. En esos negocios hacen alrededor del 90% de las cargas de tarjetas de transporte que se usan en la provincia y sin embargo sólo reciben el 1% de lo que cargan y eso se les paga con un mes de retraso o más, lo que les genera una clara pérdida si se suman que ellos deben pagar el costo de internet para hacer la carga y otros insumos.

Hoy, la escasa rentabilidad y la falta de respuesta a los reclamos hechos, los llevó a parar la carga de SUBE durante 3 días.

Te puede interesar...

Hace 3 semanas referentes de la Cámara de Quiosqueros Unidos de Mendoza se reunieron con representantes de la empresa distribuidora del saldo y también con Luis Borrego, el Director de Transporte de la provincia para que intercediera en el reclamo de los quiosqueros.

"Hay que contar que Nación Servicios dispone de 3% de devolución de las cargas de la tarjeta SUBE. De eso, el 2% se lo queda la empresa que distribuye la carga y el 1% el kiosquero, es decir que si se cargan $100, recibimos $1. Encima para cobrar ese bajísimo porcentaje el kiosquero tiene que depositar todo lo que cargó en el mes y recibe el porcentaje un mes o 45 días más tarde, con lo cual la rentabilidad es mínima teniendo en cuenta la inflación del país", comenzó graficando Raúl Villareal, presidente de la Cámara de Quiosqueros Unidos de Mendoza.

A esa escasa rentabilidad, los comerciantes deben sumar el gasto del servicio de internet y también el costo por el uso de la plataforma que ronda los $500 mensuales.

Por eso, desde la Cámara sugirieron que se les permitiera cobrar $5 por cada carga de la tarjeta, algo que hasta hoy está prohibido, y si algún kiosquero lo hiciera y la empresa distribuidora del saldo recibiera una denuncia de ese cobro, en el momento se bloquea la máquina con la que se carga.

Ante el planteo, tanto desde la empresa distribuidora como desde el Gobierno se comprometieron a estudiar la propuesta, acercar posiciones y dar alguna respuesta, algo que en 21 días no ha sucedido.

"Por eso hemos decidido hacer un paro de 72 horas en la carga de las tarjetas SUBE que irá desde el lunes 9 al miércoles 11, porque nos hacemos cargo del gasto de la logísitica y claramente somos los únicos que perdemos dentro de este sistema, lo que se suma a la crisis que vivimos. Lo que proponemos es que haya lugares oficiales de carga gratuita, como puede ser una comuna o la misma terminal de ómnibus, pero que si el usuario por cercanía o comodidad elige hacer la carga en un kiosco que se nos permita cobrar ese monto ínfimo", explicó Villareal.