La Asociación Civil Por los Derechos Humanos pidió a la Dirección de Escuelas que garantice la educación laica en las escuelas y albergues estatales para que los alumnos no católicos y sus familias "no sean discriminados" por no profesar las creencias religiosas y no participar de misas y celebraciones y actividades afines.

Te puede interesar...

Para la APDH, la nulidad dispuesta por la Sala I deja abierta "la posibilidad de que algunos directivos entiendan que es admisible la celebración de misas y dictado de catecismo en horario escolar, discriminando a una fracción del alumnado no católico y forzándolos a revelar datos sensibles, vulnerando las disposiciones de la ley nacional N° 25.326 de Protección de Datos Personales".

El objetivo, además, es que "no sean lesionadas las libertades de pensamiento, de conciencia y de religión" del alumnado no católico dentro de los edificios escolares públicos y tampoco durante las horas de clases.

Según la APDH, el director de escuelas, José Thomas, debe emitir una nueva resolución que garantice la educación laica. Y que por ende deberá tener en cuenta la discriminación que conllevan, por ejemplo, las celebraciones de “Patrono Santiago” y “Virgen del Carmen de Cuyo” por imperio del calendario escolar dentro del horario ordinario de clases.

La sentencia judicial fechada a fines de noviembre fue firmada por los supremos Teresa Day y Julio Gómez; Pedro Llorente, el tercer integrante del tribunal, no participó por estar de licencia. Fue a raíz de la presentación del Obispado de San Rafael contra la resolución de la DGE bajo el argumento de que "expulsa a Dios definitivamente de la escuela".

Para Gómez, la resolución de la DGE debía ser anulada porque, dijo, "se encuentra viciada en su objeto y transgrede normas constitucionales, correspondiendo ordenar su nulidad".

La DGE, en cambio, aseguró que esa pieza administrativa "respeta y conserva la laicidad de las instituciones públicas".