Una nueva tragedia en las rutas protagonizada por un micro doble piso volvió a traer la polémica sobre la seguridad de este tipo de vehículos debido a sus dimensiones y características técnicas. 

Te puede interesar: ANSES: cuánto cobrarán los jubilados con el aumento de marzo

Fue luego de que un vuelco, ocurrido el último martes en la ruta 2 en la localidad bonaerense de Samborombón, dejara el lamentable saldo de dos muertos; la Comisión Nacional de Regulación de Transporte (CNRT) anunció que se realizará una "una revisión" sobre la viabilidad de estos colectivos. Es que representan el 60% del parque móvil automotor de larga distancia en la Argentina, según informó el ministro de Transporte Mario Andrés.

Diario UNO consultó a empresarios y choferes del sector, quienes concordaron en sus críticas hacia los vehículos contratados para turismo de forma privada, los cuales no salen de las terminales de ómnibus. Según los entrevistados, estos rodados no son revisados de forma exhaustiva por la CNRT.

Si bien, se puso mucho énfasis en el factor humano, también se apuntó hacia el estado de las rutas y la falta de señalización en los caminos. "La banquina no te perdona así tengas un piso o manejes un auto. Esta tecnología no es insegura", aseguró un trabajador a punto de partir de la Terminal de Mendoza.

Según confirmó, había llegado de su último viaje 20 horas antes de volver a partir. Este dato no es menor ya que otro de los puntos muy cuestionados es la falta de descanso de los choferes. Incluso, un audio dado a conocer por los pasajeros del siniestro ocurrido en Samborombón, subrayan que el conductor se quedó dormido.

"En la cucheta dormitás pero no descansás porque tenés que estar atento también", confesó otro de los consultados, quien aseguró que nunca ha realizado un viaje sin cumplir con las horas de descanso obligatorias. "Acá te revisan la libreta. Si no tenés las 12 horas, no viajás", indicó otro.

Por su parte, añadieron que todas estas obligaciones no suelen estar tan presentes en los micros que son contratados de forma privada para turismo. 

"Diferencia entre uno y dos pisos hay, lógicamente, pero también es importante la preparación de los choferes, la formación profesional y el cuidado de la jornada. Si todo esto se tiene en cuenta, el riesgo de siniestro disminuye", indicó, en tanto, Fernando Boulin, director institucional de Andesmar y miembro de CELADI (Cámara Empresaria de Larga Distancia).

Si bien el ministro de Transporte descartó que se vaya a pedir el reemplazo total de estos rodados debido a que una unidad 0km tiene un valor de 300 mil dólares, sí se comenzarán a analizar medidas que tengan como punto central a estos vehículos.

Esto fue celebrado por Boulín, quien también aplaudió la conformación de una comisión que reunirá a empresarios, profesionales, ingenieros y entes de control para realizar una valoración sobre el grado de peligrosidad.

"Muchas veces se le atribuye al vehículo determinadas razones de riesgo que, en realidad, están más relacionadas con la falta de control. Todo el transporte público de pasajeros está obligado a partir de una terminal en la que se somete a todo tipo de chequeo pero el turismo privado no", aseguró.

Te puede interesar...