La postal se va repitiendo y muestra rostros felices, con el brillo de la esperanza en los ojos. Son los inoculados contra el coronavirus y todos posan con una hoja de papel en la mano que dice Carnet Único de Vacunación contra el SARS CoV2, son mayores de 70 años y ahora pueden ver un horizonte un poco más lejano, llenos de esperanza. A poco más de diez días de iniciada la vacunación contra el coronavirus en Mendoza, todos coinciden en decir que la experiencia de ser vacunados fue muy buena, la mayoría no tuvo síntomas de rechazo o efectos colaterales, y se sienten protegidos contra lo que hasta hace poco era una ominosa amenaza.

"Me impresionó lo bien organizado que estaba todo, Apenas tuve que esperar unos diez minutos, ya que llegué antes del horario que me tocaba -las 10.20- y a esa hora ya estaba casi lista para irme", explicó Marta Vergara, de 79 años, vecina del barrio Cementista, que fue vacunada la semana pasada en el estadio Vicente Polimeni de Las Heras.

Te puede interesar...

"Realmente fue un lujo ver la organización y la pulcritud con que estaba el Polimeni. Pero lo principal fue la dulzura con que nos atendieron en todas las escalas que pasamos, desde el ingreso, la vacunación, y los profesionales que luego me tomaron la presión y me revisaron. Luego tuve que esperar en un sector aislado uno 15 minutos para ver si tenía alguna reacción alérgica o algo", explicó Marta, que agregó: "Ahora estoy más tranquila, ya que lo pasé muy mal en la pandemia. Gracias a Dios no he tenido ningún síntoma extraño, incluso ni sentí el pinchazo cuando me inocularon. Mi esposo falleció en mayo y la tristeza que me causó ver que se lo llevaban de casa al hospital, y no volverlo a ver más, ha sido lo más triste que he vivido en mi vida; viví miedo, impotencia y tristeza con esta pandemia", cerró la lasherina.

Por otro lado, el periodista especializado en turf, Sebastián Cutugno, también se mostró conforme con el sistema implementado en Godoy Cruz. "Me vacunaron en la Estación Benegas, y me sorprendió lo bien organizado que estuvo todo, además de la excelente atención. Todo fue muy rápido, casi no hice cola. Llegué y en unos segundos me acompañó un soldado hasta la carpa, me pusieron la inyección y me hicieron estar sentado unos minutos, me preguntaron si estaba bien y hasta me ofrecieron agua", dijo el periodista que fue vacunado este mismo jueves.

"En realidad no puedo decir que tuviera miedo o esperara con ansiedad la vacuna, ya que cuando se abrió la inscripción fue mi hija la que me anotó, pero ahora que recibí la primera dosis realmente me siento más tranquilo para salir a trabajar y hacer lo que más me gusta, ir al hipódromo", explicó el dueño de una publicación especializada en turf, que negó haber sentido alguna molestia posterior a la colocación de la dosis de la vacuna rusa.

Uno de los septuagenarios que también fue inmunizado con la Sputnik V fue Miguel Cicconi, fotógrafo profesional e integrante de al Comisión Directiva del Círculo de Periodistas de Mendoza, en este caso en Capital. "Todo el trámite me resultó muy rápido, desde la inscripción, hasta que me avisaron qué día tenía que presentarme. Incluso el turno de la vacunación -este lunes- el horario era a las 10.10, y yo me fui un ratito antes, y resultó que a las 10 ya estaba vacunado y listo para irme a casa", dijo el también piloto civil.

"Me vacunaron en La Nave Cultural y todo estuvo muy bien organizado, desde el distanciamiento social hasta las medidas de precaución para evitar contagios. Gracias a Dios no sentí ninguna molestia cuando me vacunaron ni en los días posteriores. Ahora voy a poder ir al club más tranquilo y hacer mis actividades normales", concluyó el ex fotorreportero de Diario UNO, entre otros matutinos locales.