Sociedad Jubilados
Desde la próxima semana

Los mayores de 70 años viajarán sin costo en el transporte público

Por UNO

Las personas mayores de 70 años contarán con un nuevo beneficio, ya que podrán viajar sin costo en el transporte público de Mendoza. Se trata del programa Ciudades Amigables, destinado a adultos mayores de la provincia, que fue presentado por la Secretaría de Servicios Públicos y Dirección Atención de Adultos Mayores.

El nuevo esquema de beneficios se pondrá en marcha a partir de la semana próxima por lo que los adultos mayores podrán viajar sin costo alguno en todos los colectivos de la provincia, además del Metrotranvía.

La ministra de Salud, Desarrollo Social y Deportes, Elisabeth Crescitelli, explicó sobre este programa que “junto al crecimiento de las ciudades se da el aumento de adultos mayores y es por eso que debemos planificar para facilitar su accesibilidad  y para alcanzar este objetivo es necesario tener una gran sensibilidad y una  fuerte convicción”.

El director de Transporte Público, Luis Borrego, afirmó que  “las personas que estén interesadas en obtener este beneficio deberán dirigirse a los sitios en donde se emitan los abonos, ya sea  la Terminal de Ómnibus o las diferentes cabeceras de las líneas de transportes”.

Los requisitos para acceder a este 100% de descuento del boleto de transporte urbano en Mendotran son: tener más de 70 años, presentar DNI, una foto y una tarjeta Red Bus.

El director de Atención a los Adultos Mayores, Aldo Sáez, admitió que “estamos contentos porque una de las áreas más problemáticas para los adultos mayores siempre ha sido el transporte, y este avance significa que es un logro más en el proyecto que estamos implementando desde hace dos años y medio: Ciudades Amigables con los adultos mayores”.

Una ciudad amigable con las personas mayores.

Según la Organización Mundial de la  Salud, el programa Ciudades Amigables con el Adulto Mayor define a un entorno urbano integrador y accesible que fomenta el envejecimiento activo de las personas mayores mediante la participación, la mejora de las condiciones de salud y el aumento de la seguridad de los entornos, a fin de incrementar su calidad de vida en particular y, en consecuencia, de toda la ciudadanía.

Su propósito es ayudar a las ciudades a mirarse desde la perspectiva de las personas mayores, para identificar en qué aspectos y de qué manera pueden ser más amigables con éstas.

El programa incluye una guía desde la cual se identifican ocho aspectos de la vida urbana que pueden influir en la salud y la calidad de vida de las personas mayores: espacios al aire libre y edificios; transportes; vivienda; participación social, respeto e integración social; participación cívica y empleo; comunicación e información y apoyo de la comunidad y servicios de salud.

Dejá tu comentario