Este jueves por la tarde, un sector del ámbito laboral hará una protesta en Mendoza, exigiendo mejoras salariales, pero por sobre todas las cosas, transparencia en un sistema que los exige de manera exhaustiva, lo que no se condice con el compromiso patronal. Desde las 19 y hasta la medianoche, los repartidores de la aplicación Pedidos Ya harán un paro, y a las 20 se concentrarán en el Kilómetro Cero, San Martín y Peatonal Sarmiento, de Capital.

Los repartidores trabajan prestando un servicio a la plataforma de pedidos telefónicos, ya sea de restoranes, farmacias o supermercados, y hasta kioscos. Son monotributistas, y ellos ponen sus propia movilidad y teléfono celular, con los que son contactados para las entregas. Un sistema automatizado monitorea la velocidad y distancia de los pedidos (la del viaje hasta el negocio despachante y la desde ahí al cliente) y de esa forma clasifica al trabajador, calculando el pago.

Te puede interesar...

Todos están obligados a trabajar los fines de semana, y entre semana, dependiendo de la categoría, pueden elegir el horario de trabajo, quedando los de los más bajos escalafones relegados a los horarios menos redituables. También buscan que se los participe en el porcentaje que les cobran a los negocios, ya que la empresa los actualiza permanentemente -no así el pago al repartidor- y les cobra un porcentaje del valor del bien transportado, que tampoco les llega a los trabajadores.

"Básicamente lo que estamos pidiendo son dos cosas puntuales: el aumento del pago base por entrega; y en segundo lugar, el arreglo de la aplicación, que tiene errores y falencias que siempre nos perjudican a los repartidores", explicó Esteban, un delivery que lleva varios años trabajando en este sistema de entregas a domicilio.

Un sistema leonino

"El sistema es complejo, ya que cada repartidor tiene asignada una categoría, dependiendo de la velocidad de entrega y llegada al local que te dará el pedido, lo que tiene mucho que ver con la calidad del vehículo que usás, y el desempeño. Entre una categoría y otra hay una brecha importante en cuanto al pago del envío. Para la más baja, te pagan cerca de $65, y para la más alta, unos $100. Este sistema es también tramposo, ya que la aplicación, por cualquier cosa injustificada te baja de categoría, y por día, una categoría 1 puede cobrar $3.000 más que el de la categoría 2, y hasta $4.000 respecto a la categoría 3", detalló Esteban, un joven padre de 35 años que sostiene a su familia con este trabajo.

"A mi, por ejemplo, hace un mes me dijeron que me habían asignado una entrega, y nunca me llegó la notificación. Por eso me bajaron de categoría 1 a 2, pese a que protesté, pero ahí está la verdadera cara del sistema: no hay una cara visible, y te cansás de mandar mails y te responden incoherencias. No hay modo de defenderse ante estos autoritarismos, que siempre los benefician a ellos. Te bajan de categoría, y por el mismo trabajo te pagan menos; ganancia redonda" "A mi, por ejemplo, hace un mes me dijeron que me habían asignado una entrega, y nunca me llegó la notificación. Por eso me bajaron de categoría 1 a 2, pese a que protesté, pero ahí está la verdadera cara del sistema: no hay una cara visible, y te cansás de mandar mails y te responden incoherencias. No hay modo de defenderse ante estos autoritarismos, que siempre los benefician a ellos. Te bajan de categoría, y por el mismo trabajo te pagan menos; ganancia redonda"

"Lo que pedimos es que nos suban la base del pago a por lo menos $100, y de esa manera sube también para los otras categorías, lo que sumado al pago del kilómetro recorrido, que es de $20, ya podemos ponernos un poco al día con los costos. La nafta ha aumentado cinco veces, y ni hablar de los repuestos de la moto y el mantenimiento de la línea telefónica y el propio aparato", explicó José, otro repartidor de la empresa.

"También pedimos compromiso por parte del Gobierno y los legisladores. Antes de la pandemia se hablaba que la actividad iba a ser regulada por ley, y no se hizo, todo quedó postergado por la pandemia, donde, debido a la necesidad de la gente se multiplicó la cantidad de repartidores, beneficiando a la empresa, pero haciendo que disminuyan nuestros ingresos, debido a que se disminuyen los viajes de cada uno. La aplicación que usan para el control y asignación de pagos no es transparente ni clara, y la modifican cada dos o tres meses, siempre en perjuicio nuestro. Por eso es importante que se reglamente", concluyó otro joven que no quiso dar su nombre.