Diario Uno > Sociedad > Cosecha

Los Basles y la cosecha en familia para mantener la tradición

La familia Basles es de Las Catitas. Conservan un área cultivada pequeña y se juntan con amigos para podar, atar y cosechar. Ya cumplieron con la cosecha 2021

Ahí va Esther, con el tacho al hombro, con la piel pringosa de mosto, con la sonrisa franca. Ella, sus hermanas, sus hijos, sus sobrinos, sus nietos, sus amigos. Su madre, que mira a todos por debajo de la capelina, es Nélida Urbieta de Basles, que con sus 74 años ha dicho "que la tradición de la cosecha no se pierda" y, como todos los marzos, ha ordenado agarrar las tijeras, los tachos y cargar el camión.

Esta es la vendimia de los Basles, una de las familias emblemáticas y más queridas de Las Catitas, Santa Rosa.

Te puede interesar...

familia 1 horizontal.jpg

A Esther Basles la conocen todos. Fue reina de la Vendimia de Santa Rosa durante dos años consecutivos. Fue representante del Club Eliseo Ortiz y la eligieron reina departamental en 1984. Después vino la piedra, se llevó toda la cosecha de Santa Rosa y casi toda la de Mendoza y, apenas comenzado el sábado 26 de enero de 1985 vino el terremoto. "Entonces no hubo Fiesta de la Vendimia y quedamos como reinas durante dos años".

familia 3.jpg

Esther cuenta que en la finca familiar de Las Catitas, "es muy poquito lo que queda plantado" y cuenta la realidad que cuentan todos los productores chicos: "Está tan deteriorada la vitivinicultura...! Y los pequeños productores, son los que más sufren con las ideas y vueltas de la economía". Entonces, parece que las pequeñas fincas están destinadas a desaparecer.

Pero, "mi mamá, que enviudó hace unos unos años, dijo que había mantener este poco que queda y disfrutarlo en familia".

Así fue que, para las principales tareas del viñedo, se elige un domingo y se junta toda la familia, la parentela, los amigos, y se ponen a trabajar y a compartir el día.

familia 2.jpg

"Es la tradición. Nos juntamos en Las Catitas, en la finca de mis padres donde queda muy poquito de cultivo y, para porque mantenemos la tradición, nos juntarnos un día domingo a levantar la cosecha, todos los años", cuenta Esther. "Van todos los que pueden, incluso los amigos. es poquito lo que hay, pero nos damos el gusto y lo disfrutamos en familia".

familia 4.jpg

En Las Catitas a los Basles los definen como "una familia muy querida en el pueblo, todos trabajadores de la tierra", y a Esther como "una mujer espléndida, una persona divina. Una mujer muy linda, muy humana, muy sencilla, una reina muy querida", cuenta Ricardo Cobo, vecino de Las Catitas y referente del club local, donde Esther, como integrante de la comisión de reinas "trajo hace un tiempo a una fundación oftalmológica, que atendió gratuitamente a todas las personas que no tenían mutual".

Esther dice que "el trabajo de la tierra es duro, pero es muy bueno rescatarlo y compartirlo con los afectos".

Las fotos de esta cosecha 2021 en la finca de los Basles son certificado fiel de lo que produce la labor compartida de la cosecha. Una sonrisa, dos, tres, y se repiten en cada rostro, en cada tacho.