Para pensar antes de actuar

¡Letales! Los signos del zodiaco que jamás perdonan

Revelamos los signos del zodiaco que no dejan pasar una si se sienten ofendidos o traicionados. Los detalles

Por UNO

Puede que les ofrezcan el mundo, que les imploren de rodilla, que les den su corazón sin condiciones, pero cuando de dar segundas oportunidades se trata, hay signos del zodiaco que son completamente imperturbables.

Es que hay personas que por más que traten, no perdonan, ni olvidan, ni lo dejan pasar. No importa cómo, cuándo o dónde haya sido la ofensa, para este tipo de personalidades no se puede dejar los errores atrás y volver a empezar. Lo hecho hecho está y no hay nada que pueda remediarlo.

Seguir leyendo

signos que no perdonan 2.jpg
¡Letales! Los signos del zodiaco que jamás perdonan

¡Letales! Los signos del zodiaco que jamás perdonan

Si estos signos se sienten dolidos o lastimados es casi imposible que cambien de opinión y se lo harán notar al culpable de su angustia y desazón.

Para pensarlo dos veces antes de ofenderlos o traicionarlos, estos son los signos del zodiaco que no perdonan ni dan nuevas oportunidades:

LIBRA

Es el signo más tajante del zodiaco y jamás olvidará las ofensas. Los librianos ni siquiera perderán su tiempo, desaparecerán de la vida de quien los lastime sin dar aviso. Cuando osan interrumpir su paz, es mejor que, quienes lo hicieron, se cuiden. Para libra la venganza es un plato que lleva su tiempo y se come frío, pero no durará en hacerlo.

LEO

Los leoninos sacarán la fiera que llevan dentro y pueden ser muy malvados y mezquinos. No hay forma de convencerlos y lo harán notar. Para ellos es muy difícil mostrarse heridos por lo que su respuesta será letal.

Te puede interesar: Horóscopo de hoy, martes 29 de junio para cada signo

TAURO

Una ofensa es lo peor ya que nunca podrán olvidarla. No importa cuan grande sea la disculpa, su orgullo y terquedad no les permitirá aceptarla.Tienen la capacidad de crear grandes venganzas.

ARIES

Si un ariano está herido no miden el mal que pueden provocar con tal de vengarse. El rencor que experimentan es más fuerte que cualquier otra cosa y se apodera de sus acciones y prioridades.