Diario Uno > Sociedad > Covid

Lara murió de Covid a los 22: "Siento un dolor en el alma que asfixia"

La muerte de Lara Arreguiz, de 22 años, puso en evidencia el colapso del sistema sanitario en Santa Fe. Sin cama, se descompensó en el pasillo del hospital

Lara Arreguiz tenía solo 22 años. Se contagió de Covid 19, como muchísimos otros tantos jóvenes en Santa Fe. Ella murió apenas siete días después. Su foto acostada en el pasillo de un hospital esperando atención médica conmueve y da vuelta por todo el país.

Santa Fe está colapsado. El sistema sanitario está en crisis, al 100% hace días y la muerte de Lara no hizo más que reflejarlo.

Lara pudo ser atendida cuando llegó junto a sus padres al ex hospital Iturraspe pero no sin antes toparse con dificultades para acceder a una atención adecuada.

El jueves 13 empezó con síntomas, contó su papá Alejandro. Vivía en Esperanza, donde estaba estudiando Veterinaria en la UNL. Tenía una comorbilidad: era insulino dependiente.

"Tenía tos y llamó a su mamá para que la vaya a buscar", relató su padre según cuenta UNO Santa Fe. "La trajimos (a la capital) y la mamá le hizo unas nebulizaciones y unos pafs, pero siguió ahogada. La llevamos al protomédico, ya que en los sanatorios si caes con síntomas ni te atienden. En el protomédico la sentaron en una silla de ruedas como cuatro horas porque no había camas, le hicieron placas y dieron turno para el domingo hisoparla. La llevamos de nuevo a casa", recordó Alejandro.

Tras ese hisopado del domingo, Lara Arreguiz dio positivo pero no solo eso: ya tenía pulmonía bilateral.

Lara Arreguiz covid santa fe 2.jpg
La muerte de Lara Arreguiz, de 22 años, puso en evidencia el colapso del sistema sanitario en Santa Fe. Sin cama, se descompensó en el pasillo del hospital. El Covid le afectó los pulmones y la mató en una semana.

La muerte de Lara Arreguiz, de 22 años, puso en evidencia el colapso del sistema sanitario en Santa Fe. Sin cama, se descompensó en el pasillo del hospital. El Covid le afectó los pulmones y la mató en una semana.

"En solo dos días fue impresionante ver cómo avanzó el Covid y le tomó los pulmones. Por eso se ahogaba", relata con pesar un padre que acaba de perder a su hija. "Nos dijeron que la lleváramos a casa y siguiéramos con nebulizaciones. Que consultemos en el Iturraspe (hospital nuevo) si había camas", siguió.

Se fueron pero se volvió a ahogar. La llevaron al Iturraspe pero nadie los atendió porque "estaba lleno de gente". Lara se descompensó y se cayó al suelo.

Fue entonces cuando un enfermero o médico (su padre no sabe precisar en el relato), se acercó, la levantó y la llevó a la guardia. Le dieron oxígeno y se la vio mejor. Pero, claro, camas para internarla no había por lo que se quedó hasta las 21 en la guardia. A esa hora avisaron que en el exIturraspe se había desocupado una cama para ella. La llevaron en ambulancia y la ingresaron en una sala Covid común.

"Al día siguiente la pasaron a una sala intermedia para controlarle la insulina mediante una bomba de hidratación para controlar los niveles de azúcar. Las enfermeras nos decían que nos tranquilicemos, que ella era una chica joven y fuerte", recuerda Alejandro. "Yo la iba a visitar todos los días, solo 15 minutos mediante una ventana, muy duro verla ahí sola sin poder hacer nada", agrega.

Su madre, a esa altura ya estaba contagiada y, por tanto, aislada.

"El jueves me mandaron un mensaje desde el hospital preguntando si iba a pasar a verla un ratito". Ese es mensaje que nunca olvidará. A Alejandro le pareció raro. Sentía que algo malo estaba pasando... y así era.

Cuando llegó al hospital la vio de costado, mal, con máscara de oxígeno. Ella lo vio, le hizo señas, estaba ahogada. Alejandro se quebró pero los enfermeros lo levantaron rápidamente y le dijeron que necesitaban que él estuviera bien para ella.

Lara Arreguiz covid santa fe 1.jpg
Lara Arreguiz era estudiante de Veterinaria. Tenía 22 años.

Lara Arreguiz era estudiante de Veterinaria. Tenía 22 años.

Se fue a su casa y al llegar le avisaron que habían tenido que intubar a Lara y pasarla a terapia. "Se me vino el mundo abajo. Nos volvieron a decir que nos quedáramos tranquilos, que era joven, que iba a salir adelante. Pero anoche, a las 3 de la mañana nos avisaron que había fallecido".

"Era un ángel, una chica sin maldad", dice su papá. "Siento un dolor en el alma que asfixia. Conmigo era seria, media seca, pero yo sé que me amaba, ella era mi debilidad", cuenta entre lágrimas y cierra su relato con un descubrimiento que no esperaba: cuando fue a buscar sus pertenencias al hospital, revisó su mochila y encontró cuatro fotos suyas con ella. "Me mató, no sé por qué las llevó. Quizás se la veía venir o tenía mucho miedo".

Seguir leyendo