La justicia tardía no es justicia, dice una antigua frase que se le atribuye al pensador hispanorromano Séneca (fallecido el año VI d.C.), y en Mendoza, el fiscal Mauro Perassi actuó con celeridad e imputó en la noche de este lunes a los tres autores del maltrato animal a la perra Uma en Luzuriaga, Maipú. Muchas cosas movilizó la difusión y viralización del video donde se veía a los jóvenes dándole de beber fernet e intoxicando a la perrita. A la acción negativa y rastrera de los agresores y al regodeo por la acción, se opusieron las fuerzas positivas de la gente, que como mínimo repudió públicamente el maltrato, y condenó socialmente a los tres protagonistas que cursan el secundario. Una mendocina la rescató y otro le dio un nuevo hogar.

Antes de hacerse viral la grabación, Eliana Boga, una mujer del barrio Lago del Torreón, de Luzuriaga, y con antecedentes de rescates de animales abandonados, encontró el 30 de octubre, cerca de su casa a Uma en mal estado, le dio refugio y hasta la llevó a una veterinaria para que la trataran de ayudarla con el deterioro de su salud. Tras hacer conocer la historia del animal, y tenerla una semana en su hogar, ya recuperada, Eliana encontró quien se hiciera cargo de la adopción de la perrita, un muchacho llamado Martín, también con otras acciones y adopciones similares.

https://twitter.com/sebasalas_/status/1455670737956753414

Afortunadamente la agresión a Uma no quedó impune, y aplicando la ley 14.346 de maltrato animal, según anunció en su cuenta de Twitter el especialista en policiales y judiciales del Grupo América Sebastián Salas, "Ayer a última hora (por este pasado lunes) el fiscal correccional Mauro Perassi imputó por maltrato animal a los tres jóvenes -incluido el que filma-. Al ser un delito excarcelable -15 días a 1 años de prisión- y no tener antecedentes, quedaron en libertad".

Temas relacionados: