Diario Uno > Sociedad > Ministra de educación

La ministra de Educación porteña pidió "denunciar a los docentes adoctrinadores"

Soledad Acuña criticó a los maestros que "eligen militar en lugar de hacer docencia", También dijo que muchos docentes son personas que "fracasaron" en otras carreras

La ministra de Educación de la Ciudad de Buenos Aires, Soledad Acuña hizo durísimas declaraciones sobre la formación de los docentes. "Enseñan mal, tienden a ser personas de bajos recursos que fracasaron en otras carreras", dijo y pidió que "denunciar a los docentes cuando se den actos de adoctrinamiento en las escuelas".

Te puede interesar...

Acuña hizo estas declaraciones durante una entrevista remota que mantuvo días atrás con el diputado nacional Fernando Iglesias para su canal de Youtube. El legislador le había consultado acerca de los “principales problemas” que enfrenta la educación a nivel nacional.

Frente a la pregunta de Iglesias, la funcionaria respondió: “El principal problema que tiene -la educación- es la equidad. Hoy el lugar en donde nacen los chicos y chicas sigue siendo el determinante de sus procesos educativos. Un chico que nace en una familia pobre tiene casi predestinado su trayecto educativo para que sea pobre también, en el que seguramente no termine la secundaria y no vaya a la universidad".

Acuña no se detuvo en esa única situación, sino que cuestionó en duros términos la formación de los docentes y, en consecuencia, la calidad de la enseñanza. “El otro problema enorme y que no nos animamos a decirlo tan de frente, porque uno se lleva puestas todas las paredes, es que tenemos que dejar de hablar de aprendizaje y hablar de enseñanza", enfatizó la ministra, y agregó: “El problema no es de los chicos, que aprenden mal y por eso les va mal en las evaluaciones nacionales e internacionales. El problema es que enseñamos mal, y enseñamos a enseñar mal”.

A continuación, la funcionaria de CABA atribuyó la existencia de este segundo escollo a la falta de una política de enseñanza centralizada e independiente del gobierno de turno. “Que tengamos más de 1.200 institutos de formación docente vinculados a las intendencias y que no haya una política centralizada, coherente y exigente de formación docente va a hacer que este círculo no se corte nunca”, subrayó.

Por ese motivo celebró la creación en la Ciudad de Buenos Aires de una universidad para la formación de los maestros y el inicio de un proceso de evaluación a nivel institucional. Sin embargo, subrayó que esta última labor implica una “discusión de política partidaria constante, donde la izquierda tomó una fuerza muy grande”.

Y añadió un leño más al fuego de sus fuertes declaraciones: “Además, el perfil de los estudiantes cada vez va teniendo un sesgo más claro. Empiezan a estudiar la carrera docente -y esto es igual en todo el país- personas cada vez más grandes de edad que la eligen como tercera o cuarta opción luego de haber fracasado en otras carreras. Y si uno mira por nivel socioeconómico, en términos de capital cultural y de experiencias enriquecedoras al momento de aportar para el aula, la verdad es que son de los sectores socioeconómicos cada vez más más bajos los que eligen estudiar la carrera docente”.

“El adoctrinamiento” en las escuelas

En la charla con el diputado Iglesias, Acuña también llamó a “denunciar” cuando se den actos de “adoctrinamiento” en las escuelas. Esto generó un fuerte rechazo por parte de la Union de Trabajadores de la Educación (UTE).

Según la ministra, por su vínculo con la política muchos maestros “eligen militar en lugar de hacer docencia”. Frente a esta situación, advirtió: “Sin denuncias formales sobre lo que pasa adentro del aula, no podemos hacer nada. Lo más grave es lo que pasa en el aula. Los casos en los que tenemos, intervenimos y trabajamos”.

Angélica Graciano, secretaria general de la UTE, recogió el guante y acusó a la funcionaria de estar “enojada porque los docentes no aceptan sus designios” y de estar “en campaña para largar su candidatura”.

“Desde el punto de vista de gobierno de la educación, es el peor desde la vuelta de la democracia”, expresó Graciano en diálogo con el sitio El Destape. Y agregó: “La ministra no acepta la libertad de cátedra y este tipo de práctica te lleva a los lugares más oscuros de la dictadura”.

Tras el rechazo de UTE, el congresista Iglesias publicó un tuit en el que le manifestó su apoyo a Acuña. “Esta cuenta banca fuerte a Soledad Acuña. El adoctrinamiento político no puede tener lugar en nuestras escuelas. Que se discuta esto explica mucho de la decadencia nacional”, escribió.