Diario Uno > Sociedad > Iglesia

La Iglesia ordenó a cuatro diáconos en Mendoza

En la Catedral de Loreto monseñor Colombo encabezó el acto para suma los nuevos diáconos permanentes con la consigna de "enriquecer la vida de la iglesia"

La Iglesia católica de Mendoza sumó a cuatro nuevos servidores, El arzobispo, Marcelo Daniel Colombo, ordenó diáconos permanentes a Fernando Cagnani, Gustavo Delicio, Daniel Miranda y Osvaldo Quinteros en una celebración eucarística en la catedral Nuestra Señora de Loreto. La misa de ordenación fue transmitida por las redes sociales para que llegaran a todas las comunidades arquidiocesanas.

Un diácono es un servidor, un clérigo o ministro eclesiástico en grado inferior, y se diferencia de un sacerdote en que el diácono puede ser casado, y su función es la de auxiliar en sus funciones al sacerdote. Según el Concilio Vaticano II dice: "En el grado inferior de la jerarquía están los diáconos, que reciben la imposición de las manos, no en orden al sacerdocio, sino en orden al ministerio. Es oficio propio del diácono, según le fuere asignado por la autoridad competente, administrar solemnemente el bautismo, reservar y distribuir la Eucaristía, asistir al matrimonio y bendecirlo en nombre de la Iglesia, llevar el viático a los moribundos, leer la Sagrada Escritura a los fieles, instruir y exhortar al pueblo, presidir el culto y oración de los fieles, administrar los sacramentales, presidir el rito de los funerales y sepultura", explica el texto.

Te puede interesar...

La homilía de monseñor Colombo

En la homilía, monseñor Colombo recordó que "la aparición del diaconado en la vida y la misión de la Iglesia tuvo un preciso contexto vital, la necesidad de testimoniar al Señor de palabra y de obra".

"Hoy tienen ustedes, mis queridos hermanos, una situación de la humanidad sin precedentes, que interpela el ministerio que comenzarán a ejercer", expresó el arzobispo de Mendoza.

"La dramática descripción del mundo actual que nos ofrece el Papa en su última encíclica Fratelli tutti, no prescinde, al contrario, exige, la esperanza cristiana que ponemos sólo en Dios que nos impulsa a darlo todo por su Reino, a favor de los hermanos", sostuvo.

El arzobispo mendocino indicó que "el Papa invita a caminar en esa esperanza, con un corazón abierto al encuentro con todos los hombres”, y pidió ser "capaces de reaccionar con un nuevo sueño de fraternidad y de amistad social que no se quede en las palabras".

"Que podamos ser cada día más fieles al proyecto de fraternidad que es la Iglesia que se pone en las manos de Dios, para servirlo y anunciarlo. María, la primera servidora de la Buena Noticia de la encarnación del Hijo de Dios, los cuide y sostenga en el propósito de darlo todo por el Señor y los hermanos", concluyó Colombo.

Con estas ordenaciones, la arquidiócesis de Mendoza continúa acrecentando el número de diáconos, colaboradores del ministerio, en las diversas comunidades y sectores pastorales para su misión evangelizadora.

Ver el texto completo de la homilía