Pandemia

La historia de Alan y cómo el Covid no le deja controlar su cuerpo

Alan Bastida Robert era un chico sano de 20 años hasta que tuvo Covid. Hoy presenta movimientos involuntarios y dolorosos en su cuerpo

Por UNO

Alan Bastida Robert tiene 20 años, vive en San Rafael, Mendoza, junto a su madre y a su hermano que tiene síndrome de Down. Hasta hace unos meses practicaba boxeo, estudiaba y era el sostén de la familia. El Covid lo cambió todo.

Desde que tuvo Covid, Alan comenzó a sufrir una complicación neurológica que le provoca que tenga un tic en todo el cuerpo. Es decir, tiene movimientos involuntarios que no puede controlar y que cuando lo intentan, sufre un dolor agudo e insoportable.

Seguir leyendo

Por eso su madre salió a pedir ayuda en redes sociales en busca de especialistas y se encontró con una solidaridad impresionante que llevó a Alan a la posibilidad de un nuevo tratamiento médico.

https://graph.facebook.com/v8.0/oembed_post?url=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2Falam.daniel.56%2Fvideos%2F2816397445275610&access_token=EAAGZAH4sEtVABAF26OnZC5StU8AqWixGMTRZBzd1BtQZCZBANHUy5LaPaOAKRTA13TsRiEWeodhzNYmE8YeULCznugjmaWyPRuT2SZBOZBc65MZBZBUDc4ZBM7NcINLDZBlXlE1I2GQ7zQAnr6FOIZCOiZCS5ZAUeZC5TjXAsMZD

#undoctorparaalan Instagram: bastida_alan_daniel

Publicado por Alan Daniel Robert en Jueves, 22 de julio de 2021

La historia de Alan

Alan tuvo Covid el 1 de junio. Ese día se lo diagnosticaron. No tenía ninguna vacuna, por lo que su cuerpo enfrentó el virus sin ayuda externa. Le faltaban vitaminas B y D,

Tuvo neumonía bilateral, una reacción alérgica que fue tratada con corticoides y 17 días después, comenzó con espasmos. Al principio las podía controlar pero llegó un momento que hacerlo provocaba más dolores que lo que evitaba,

A Alan le tiemblan las manos, se le doblan las rodillas. Su cuello y su mandíbula hacen movimientos bruscos. Sufre a cada momento.

Hasta ese momento, el joven estaba en segundo año de instrumentación quirúrgica y manejaba las redes sociales del área de Cultura de San Rafael. Su vida era normal. Practicaba boxeo, andaba en bicicleta de un lado a otro. Hoy no puedo hacer nada de eso.

Mariela Robert-habló de su hijo Alán quien transitó el COVID y quedó con graves secuelas

En un primer momento, cuando Alan comenzó con los TIC y una especie de convulsiones, para los médicos se trató de un ataque de pánico. Él no lo había sentido así.

"Ha sido muy rápido, ha ido empeorando", manifestó Alan, que explica que hoy le duele tratar de controlar los espasmos.

"Yo me hospitalizo, me tuvieron una semana a Diazepam para no hacer los espasmos. Cuando me hicieron los estudios, me pusieron "normal"", señaló Alan, que después recibió una medicación que no le hizo bien, e incluso lo hizo alucinar. Finalmente se pidió el alta voluntaria en el hospital Schestakow.

A pesar de todo, Alan se encuentra bien de ánimo y con confianza para salir adelante.

En la ciudad de Mendoza, fue atendido por el doctor Juan Manuel Genco, especialista en movimientos anormales del equipo médico de neurología del hospital público Luis Lagomaggiore y uno de los profesionales del instituto privado Neuromed Argentina. También concurrió a otra consulta con el neurólogo Andrés Barboza.

Ambos coincidieron en que el joven no ha sufrido una enfermedad genetica ni daño neuronal sino que lo que tiene es un trastorno funcional y sugestivo. Para recuperarse requiere de fisioterapia y terapia cognitiva conductual.

La especialista en trastornos de Covid de Neuromed, Celia Daraio, quien tomó contacto por videollamada con Alan, es de la misma opinión aunque reconoció que es un cuadro psicosocial severo, manifestó a Clarín, y añadió que nunca había visto algo así.