Diario Uno > Sociedad > La dieron por muerta por error

La dieron por muerta por error y su familia sepultó otro cuerpo

Luego les dijeron que estaba viva. La clínica indicó que la dieron por muerta por error. Su certificado de defunción la señala como víctima de coronavirus

María Dora Garro falleció por una neumonía viral por coronavirus, eso es lo que dice el certificado de defunción que les entregó la Clínica Santa María a su familia el pasado jueves, luego de que la dieron por muerta por error. Siguiendo el estricto protocolo, la mujer tuvo una breve despedida y fue sepultada por la tarde pero 24 horas después desde el centro asistencial les llamaron para decirle que la mujer estaba bien, viva y pedía ver a sus seres queridos.

Un episodio verdaderamente doloroso y traumático cuyas repercusiones aún no han culminado vivió y está viviendo la familia Garro - Leguizamon. Su nieta Beatriz narró a radio Nihuil que en la mañana de este sábado fueron hasta la clínica ubicada en calle Federico Moreno esperando ver a su abuela, quien padece demencia senil. "Queremos sacarla de acá y llevarla a otro lugar pero no nos permiten verla", aseguró la joven desde la puerta de ingreso.

Te puede interesar...

Todo se inició el pasado lunes cuando Dora presentó un dolor en la espalda, como paciente de PAMI, su hijo la llevó a este centro asistencial donde atiende su médico de cabecera. Tras medicarla, la enviaron a su domicilio pero después el cuadro se agravó y el dolor se localizó en el pecho. Ahí fue cuando se decidió su internación.

certificado-de-defuncion.jpg
La dieron por muerta por error y su familia sepultó otro cuerpo

La dieron por muerta por error y su familia sepultó otro cuerpo

"Nos dijeron que tenía neumonía pero el hisopado por coronavirus dio negativo. Hablamos un poco con ella pero no le habían dado los medicamentos para la demencia, así que estaba muy perdida. El médico nos dijo que la estaban tratando con antibióticos y evolucionaba bien", detalló Beatriz sobre el último parte médico que recibieron.

Pero, en la madrugada del jueves llegó la peor noticia: Dora había tenido un paro respiratorio y había muerto. Al llegar a la Clínica, la familia recibió un certificado de defunción en el que se señalaba que había sufrido coronavirus. Esto activó el estricto protocolo que impidió ver el cuerpo y esa tarde fue sepultado.

María Dora Garro

Al siguiente día, un nuevo llamado: Dora estaba bien, viva y pedía ver a su familia. Sin entender lo que estaba ocurriendo, la familia se acercó a la Clínica Santa María y "nos dijeron que se trató de un error humano, que se había muerto una mujer y como mi abuela estaba perdida no podían constatar su identidad", explicó la nieta de la mujer.

El problema ahora es que Dora figura como N/N ya que, para la Justicia, ha muerto. "Estamos en la puerta de la clínica y todavía no la podemos ver. Ahora dicen que la van a hisopar otra vez. Queremos explicaciones y poder sacarla de acá", sentenció la joven.

"Error humano"

Desde la Clínica Santa María, Ricardo Diez de Oñate, uno de sus directivos indicó a radio Nihuil que se trató de una "error humano administrativo" y que ya se está trabajando para dar marcha atrás con el certificado de defunción y no causarle más problemas a la familia.

Diez de Oñate minimizó en incidente al señalar que la familia y los medios "lo utilizaron".

Además confirmó Dora Garro ya está con su familia y en buen estado. En tanto, los allegados de la persona fallecida, la cual ya fue sepultada, fueron notificados también sobre lo ocurrido.

En la mañana del sábado, como parte de los trámites administrativos para que la mujer no pierda su jubilación y recupere la documentación, Dora debió someterse a la toma de huellas dactilares para que su identidad quede certificada y vuelva a estar "viva" para el Estado.

huellas.jpg