Diario Uno Sociedad
Actitud miserable

Un joven devolvió un cheque por $2 millones de pesos y el dueño sólo le dio $300 de recompensa

Por UNO

Un joven encontró un cheque por $2 millones, buscó al dueño para devolverlo pero solo lo recompensaron con $300.

Te puede interesar: Murió la paciente más joven con coronavirus en Mendoza: se contagió en el hospital y tenía 25 años

En la tarde del miércoles en la ciudad de Corrientes un tarjetero llamado Leonardo Fernández se encontró con un cheque en la cuneta de la calle San Juan casi San Martín, el mismo tenía un valor de dos millones de pesos. El joven buscó al dueño del mismo para devolverle lo que le pertenecía.

En una charla con el diario local El Litoral él contó que “Yo vivo en el Santa Catalina, allá tengo mi terreno y mi casita. Fui hasta el barrio San Antonio donde vive mi mamá para usar su guía telefónica”. Leonardo se dedicó a buscar el nombre del titular del cheque en la guía, cómo en la vieja época, y se logró poner en contacto con él.

Según dijo Fernández: “Ni bien me atendió escuché ruidos de papeles, se puso a revolver sus cosas, se ve que no tenía idea de que lo había perdido”. Luego el dueño del cheque le preguntó a qué lugar lo podía ir a buscar, Leonardo le respondió que tanto de mañana como de tarde se encontraba en su lugar de trabajo.

El relato del hombre siguió: “Llegó en una camioneta grande, modelo 2020, y me dio trescientos pesos de recompensa. Yo le pedí que me comprara mercadería para mi hijo, pan, harina, leche. Le dije que no quería el efectivo, pero sí que me ayudara con algo de mayor valor”. No obstante, el dueño del cheque le aseguró que era todo lo que tenía y se marchó del lugar.

Te puede interesar: Encontró tres mil dólares en la basura y los devolvió: "Nunca había tenido estos billetes en mis manos"

Leonardo asegura que casi todos los días encuentra algo, y expresó: “Siempre estoy atento en la calle, para cuidar los autos y que no les pase nada”. En esta misma semana él encontró un medidor de glucosa para diabetes y lo guardó en su mochila. Al rato, vio pasar a una señora mayor buscando algo por la calle, se acercó a ella para preguntarle qué se le había perdido. Y era ese medidor que había encontrado. Pese a que el mismo se entrega de forma gratuita a todo paciente diabético, el aparato tiene un valor de entre mil y tres mil pesos.

Retomando lo que sucedió con el cheque, Fernández afirma que sabía que no lo iba a poder cobrar: “Le pedí al señor que me ayude por evitarle el inconveniente”, agregó. Según contó el propio tarjetero, solamente gana ocho pesos por auto y esperaba una respuesta más generosa. No obstante, aunque recibió una escasa recompensa en esta oportunidad, él confía que “Dios sabe que soy una buena persona y me lo va a retribuir”.

Seguir leyendo