La ivermectina es un antiparasitario que saltó a la fama en los últimos meses cuando algunos profesionales de la medicina comenzaron a recomendarla para combatir el coronavirus. Es más: en algunos estados se aprobó su utilización y hasta en Argentina -desoyendo las disposiciones de la ANMAT- en Jujuy y La Pampa dieron vía libre al tratamiento contra el Covid-19 con este medicamento. Esto ha generado un revuelo importante y ha llevado a que mucha gente se desespere por conseguir este remedio cuya eficacia no está comprobada y, por el contrario, sí se conocen las consecuencias adversas que provoca.

Mendoza no es ajena a esta suerte de fiebre por la ivermectina y aunque no hay números oficiales una simple recorrida y consulta por farmacias permite comprobar que el interés, la venta y el consumo han aumentado como está sucediendo en varios países de de Latinoamérica.

Te puede interesar...

Mario Valestra, presidente del Colegio Farmaceútico, admitió que este producto se está vendiendo más aunque por ahora es imposible precisar en qué porcentaje. De todos modos, hizo especial hincapié en que sólo se vende bajo receta y que los médicos lo piden para tratamientos antiparasitarios que no tienen que ver con el coronavirus. No obstante, estimó que es probable que algunos profesionales sí lo hagan.

Valestra alertó además sobre la ivermectina para uso animal, que es más fácil de conseguir porque se comercializa en veterinarias. Sin embargo, tiene otras concentraciones y otras soluciones que no tienen nada que ver con la de uso humano.

El mayor problema puede surgir con las farmacias de barrio. Está claro que la venta es bajo receta. De ninguna manera se puede adquirir sin ese documento que sólo puede emitir un médico, pero... No es fácil comprobarlo o demostrarlo aunque se sabe que a veces una relación de confianza entre el farmacéutico o un empleado con un cliente puede llevar a que se exima el pedido de una receta.

De todos modos la ivermectina no es un producto barato (¿cuál remedio lo es?). Una caja con 6 comprimidos se consigue, como mínimo a $1.095.

Este semana se conoció un informe de la cadena de noticias CNN en el que alerta que "usar la ivermectina contra el Covid-19 en países de América Latina está en aumento y es preocupante, pues está desaconsejado para esta enfermedad". El documento advierte algunos de los efectos secundarios y sociales de consumir este medicamento.

La ivermectina usada contra el coronavirus puede causar dolor de cabeza, vómitos, diarrea, ronchas en la piel, cansancio y fatiga. También es factible que ocasione daño social porque muchos creen que están protegidos contra el virus y dejan de cuidarse.

La ivermectina como tratamiento contra el Covid-19 está desaconsejada por la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y en Argentrina por la ANMAT (Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica) y la Sociedad Argentina de Infectología