Diario Uno Sociedad Sueño
Salud

Ir a la cama con el celular es una pésima decisión

Dormir poco o dormir mal es muy malo para la salud. Por eso es una pésima idea llevar el celular a la cama cuando nos vamos a descansar

La sobreexposición a la tecnología antes de dormir imposibilita el descanso correcto. Otros factores también afectan la conciliación del sueño e inciden negativamente en la salud. Luego de que se celebró la Semana del Sueño el tema salió nuevamente a debate, potenciado por la utilización cada vez más acentuada, de dispositivos online a la hora de ir a la cama. Por eso es importante conocer lo que dice un experto, como el doctor Facundo Nogueira, Jefe del Laboratorio del Sueño del Hospital de Clínicas.

En una charla con Radio Nihuil, en el programa Hora Libre, el profesional explicó claramente que es muy malo irse a dormir con el celular en la mano y que es igual de malo dejarlo encendido sobre la mesa de luz. También dejó una reflexión que debería ser tomada en cuenta por todos: "La gente que duerme menos de 7 horas por noche, se muere antes".

El doctor Nogueira explicó los siguientes conceptos en la nota con Javier Dellamagiore.

Dormir sin pantallas

"El uso de las pantallas en horarios nocturnos sobre todo oen momentos en que nos vamos a dormir, es muy malo y ni hablar si estamos ya en la cama. Eso hace que nos cueste quedarnos dormidos. Hay tres factores muy reconocidos.

Por un lado está el impacto de la luz porque las pantallas tienen una intensidad lumínica importante sobre nuestra retina. Esa luz que ingresa a través de nuestra retina lo que hace es estimular una glándula, la pineal, que es la que regula la vigilia y el sueño, la que produce melatonina y dispara el mecanismo del sueño. Si la glándula pineal recibe a través de la retina, del nervio óptico, la información de que afuera hay mucha luz interpreta que es de día. Es como que se retrasa todo el mecanismo de inicio del sueño. Nos cuesta quedarnos dormidos si nos exponemos a una luz intensa. Por supuesto después de un tiempo el cansancio puede vencernos y nos quedaremos dormidos. Pero en las personas que tienen dificultades para dormir es fundamental evitar estar en contacto con las pantallas.

En segundo lugar está el tema del contenido de lo que vemos. Porque una cosa es mirar un documental de la ballena azul en Groenlandia o un programa político y otra es conectarse con las redes sociales. Lo ideal es tomar un libro y leerlo con una luz tenue que ayude a relajarnos, calmarnos y conciliar el sueño.

Y en tercer término aparece el error de dejar el teléfono celular sobre la mesa de luz. Hoy casi nadie usa despertador o reloj de mesa y, en cambio, dejamos el celular con todas las notificaciones activadas. Entonces suena el internet, el whatsApp o se actualizó el diario. Está toda la noche prendiéndose o haciendo ruido y eso el cerebro lo ve o escucha. Así, el sueño es de mala calidad".

Antes de dormir

"Lo ideal es desconectarnos de todas las pantallas y redes sociales, por lo menos una hora o dos antes de acostarnos. Hacer un ejercicio de elongación y leer un libro ayuda mucho. Pero la mayoría no lo hace. Somos desprolijos, muchas veces por desconocimiento y cuando uno repite estas conductas el cerebro aprende a dormirse tarde pero ahí aparecen el insomnio y otros problemas. Lo mejor es ser regular con los horarios, los descansos, la alimentación y realizar actividad física pero no a las 10 de la noche como ocurre aquí, en Buenos Aires, en los bosques de Palermo. Hay que recordar que el ejercicio intenso aumenta la temperatura corporal y produce endorfinas, sustancias muy estimulantes. Por eso, al volver a casa va a resultar difícil dormirse".

Las consecuencias de dormir mal

"El mal sueño afecta varios aspectos: cognitivo, mental y psíquico. La falta crónica de sueño produce mal humor, conflicto sociales, peleas, irritabilidad, ansiedad, angustia... Por otro lado, si el cerebro no descansa se afecta su desempeño y cuesta prestar atención y concentrarse. Hay pérdida de memoria, confusión, se cometen errores en el trabajo... Afecta la calidad de vida".

A dormir bien

"Durante el sueño se reparan el músculo, el corazón y el aparato cardiovascular. Se forman nuevas fibras musculares. Pensemos en un avión. Si tengo una empresa de aviones y a un aparato lo uso las 24 horas del día, se va a caer. Necesito revisarlo, que los motores descansen. El corazón lo mismo. Durante el sueño bajan la frecuencia cardíaca y la presión arterial. Si lo sobreexijo quitándole descanso, hay mayor riesgo de presión alta y de arritmia. Dormir mal o dormir poco es contraproducente. La gente que duerme menos de 7 horas por noche se muere antes. No es un antojo. Hay estudios que así lo determinan".

Temas relacionados: