Series y películas

Granizo: un acto fallido del cine en Netflix

La película más vista de la Argentina es un compendio de estereotipos y costumbrismo añejo que trae de regreso a un Guillermo Francella con todos los vicios actorales que ya había superado

Estrenada el 30 de marzo en Netflix, en menos de 24 horas Granizo se convirtió en la película más vista en la Argentina. Con un guion coescrito por Nicolás Giacobone, ganador del Oscar a Mejor Guion Original por Birdman, de Alejandro González Iñárritu (mérito compartido con el mismo González Iñárritu, Alexander Dinelaris, Jr. y el también argentino Armando Bo) la cinta era, aun antes de su estreno, motivo de muchas expectativas que, lamentablemente, se vieron frustradas.

Granizo es un regreso a un cine antiguo y supone no sólo un retroceso actoral para su protagonista, Guillermo Francella, sino que ancla en la mediocridad los nuevos modos narrativos que otros cineastas argentinos están consolidando con mayor o menor éxito, pero con al menos originalidad.

Foto 2 Granizo.webp
Granizo es la película del momento de Netflix

Granizo es la película del momento de Netflix

Dirigida por Marcos Carnevale (Corazón de león, Inseparables, Elsa y Fred), esta es la historia de Miguel Flores (Francella), un meteorólogo que se ha convertido en una estrella de la televisión merced a su infalibilidad en los pronósticos: no ha fallado nunca en 20 años. Por eso se ha ganado el favor del público (traducido en excesivas escenas donde la gente le grita que lo ama o le pide el pronóstico para saber si deja la ropa tendida o no) y eso le ha deparado su propio programa, “El show del tiempo”.

Te puede interesar: La exitosa novela que resucita Netflix después de Pasión de Gavilanes

Hay una intención crítica a ese mundo televisivo obsesionado por el rating y por formatos que “rinden” aunque sean obsoletos. Por eso Miguel en lugar de banda de jazz tendrá una banda tropical (nada menos que Los Palmeras) y una asistente bonita (Laura Fernández), estrellita ascendente de la mano del jefe máximo del canal ((Martín Seefeld). Pero todo este idilio con los medios y el público se quebrará abruptamente cuando no pronostique una tormenta de granizo que dejará múltiples destrozos y pérdidas. Con todo el mundo en contra, decide huir a Córdoba, donde vive su hija Carla (Romina Fernandes).

Foto 3 Callejon.webp

Y allí comienza a desarrollarse otro de los ejes narrativos del filme, con el típico conflicto padre-hija, completamente previsible, con la intención de aportar el toque de emotividad que en la receta de una película costumbrista no viene mal incluir. Y es el personaje de la hija el que más críticas y polémicas ha despertado en las redes por su malogrado “acento cordobés”, que ha indignado a los habitantes de La Docta. En verdad, si Carnevale consideraba que ese personaje debía ser cordobés y que tenía que tener ese acento, debería haber conseguido una actriz que lo interpretara de principio a fin como tal, no a medias como lo hace Fernandes. Puede parecer un detalle menor, pero si el personaje es definido con esas características y se considera que su acento es importante (por algo lo incluyen), tiene que lograrse bien, al menos para cumplir lo que el mismo realizador plantea como destacable.

En medio del reencuentro con su hija, Miguel hará una especie de viaje de autodescubrimiento al ponerse en contacto con Bernardo, un hombre que vive aislado y parece poder pronosticar con exactitud asombrosa (hora y minutos) cuándo va a llover o granizar. El encuentro entre dos hombres de mundos opuestos (el científico Flores y el empírico Bernardo) pierde la oportunidad de explotar sus diferencias quedándose en frases reiterativas, como “latiguillos” (muy de los ’80), con toda la gestualidad excesiva de Francella que ya creíamos dejada en el pasado.

Te puede interesar: Cinco propuestas en Netflix

Uno entiende que la exageración es un recurso humorístico, pero acá es una trampa insalvable. Su público lo ama o lo odia a muerte y algunos fanáticos, como el taxista al que el granizo no pronosticado le destruye el auto (Peto Menahem) podría haber sido más logrado si no fuera por esta exageración de la que adolece el guion.

Otros personajes naufragan en un costumbrismo que los minimiza. Un actor como Norman Brisky se convierte en un abuelo harto de vivir y fascinado por las malas palabras, mientras desde su silla de ruedas revolea comida como un niño sin control. Como la película La nona, pero sin olvidar que ésta era de 1979.

Foto 4 Granizo.webp

Todos estos excesos (más allá de las interpretaciones) tienen su cúspide en una de las escenas del filme, digna del cine catástrofe y totalmente ajena al registro que hasta ese momento llevaba la película y, por lo tanto, mejor o peor lograda, pero absolutamente innecesaria en su exceso. Y así culmina una serie de desaciertos de una comedia que no llega a serlo, por un guion añejo y lleno de estereotipos, que tampoco es un drama ni cine catástrofe, sino un acto fallido del cine.

Te puede interesar: Netflix sorprende con una película que rompió récords apenas se estrenó

Algo anecdótico es la presencia de muchos periodistas y conductores que hacen de ellos mismos, como Luis Novaresio, Marcelo Polino, Antonio Laje, Florencia Peña, Andy Kusnetzoff, María O'Donnell o Vero Lozano, que se suman a una ficción que queda a la vista que ha tenido todos los medios para hacer algo realmente interesante, pero que finalmente no lo logró.

Trailer

Granizo | Tráiler oficial | Netflix

Ficha técnica

Granizo

  • Plataforma: Netflix.
  • Dirección: Marcos Carnevale.
  • Elenco: Guillermo Francella, Romina Fernandes, Peto Menahem, Laura Fernández, Martín Seefeld, Nicolás Scarpino, Norman Briski, Viviana Saccone, Pompeyo Audivert y Eugenia Guerty.
  • Guion: Nicolás Giacobone y Fernando Balmayor.
  • Duración: 118 minutos.
  • Apta para mayores de 16 años.
  • Calificación: Regular.

Temas relacionados: