Salud

Glaucoma: una enfermedad que afecta a 1 millón de argentinos y deteriora la visión

Este 12 de marzo es el Día Mundial del Glaucoma, una enfermedad que afecta a más de un millón de argentinos y la principal causa de ceguera irreversible en América del Sur

Por UNO

El glaucoma es una enfermedad ocular que deteriora paulatina e irreversiblemente la visión. En el Día Mundial del Glaucoma, que se celebra este 12 de marzo, se recuerda que esta afección de la segunda causa de ceguera en América del Sur, la principal causa de ceguera irreversible en el mundo, y la primera causa de ceguera prevenible.

En la Argentina, lo padecen más de un millón de personas y lo tienen más del 3% de los mayores de 40 y el 7% de los mayores de 75 años. Sin embargo, en nuestro país, el 40% de las personas no sabe qué es el glaucoma y nunca se tomó la presión ocular.

“Lo peligroso es que la persona no se da cuenta en los comienzos de la enfermedad. Por esta razón, se lo suele llamar ‘el ladrón silencioso de la visión’. Se estima que la mitad de las personas con glaucoma no sabe que están afectadas. Sin embargo, con un diagnóstico oportuno y un tratamiento adecuado, la mayoría de los pacientes conserva su visión.

De esta manera, se puede prevenir que un paciente llegue a ser discapacitado visual”, explica la doctora Anahí Lupinacci (M.N. 107.784), coordinadora de la Sección Glaucoma del Servicio de Oftalmología del Hospital Universitario Austral.

El glaucoma puede afectar a cualquiera, pero los mayores de 40 años, los familiares directos de pacientes con glaucoma, las personas que sufrieron traumatismos en los ojos y los pacientes que usan o usaron corticoides tienen más riesgo.

“La mejor estrategia para combatir la enfermedad es ir al oftalmólogo una vez al año, para que sea él quien, con varios estudios, arribe al diagnóstico antes de que sea tarde. El examen es rápido e indoloro. Se observa el fondo de ojos y se toma la presión ocular. Estos estudios forman parte de la consulta oftalmológica de rutina. En caso de detectar posibles signos de glaucoma, por ejemplo, presión ocular alta o algún daño en el fondo de ojo, otros estudios ayudan a arribar al diagnóstico, permiten el seguimiento de la enfermedad, y evalúan la necesidad de iniciar un tratamiento”, continúa la especialista.

Visión Glaucoma consulta.jpg
El glaucoma afecta a más de un millón de argentinos y es la principal causa de ceguera irreversible

El glaucoma afecta a más de un millón de argentinos y es la principal causa de ceguera irreversible

“En la campaña de detección abierta a la comunidad del último año, nos llamó la atención que hay pacientes que usan anteojos, pero nunca concurrieron a ningún control oftalmológico. Comprendemos que fueron comprados en farmacias o negocios pero sin indicación de médicos oftalmólogos, que son los que tienen la posibilidad de detectar patologías cómo el glaucoma”, subraya.

Si bien la pérdida de visión ocasionada por el glaucoma no se puede recuperar, su progreso se puede detener mediante gotas que reducen la presión en el ojo. También ciertos láseres específicos para glaucoma, como el SLT, reducen el uso de medicación.

►TE PUEDE INTERESAR: VPH: prevención y diagnóstico temprano, las claves para evitar el cáncer de cuello uterino

En caso necesario, una cirugía puede ayudar a mantener la presión ocular, para que no se siga dañando el nervio óptico y termine ocasionando pérdida de visión irreversible. “Para detectar a tiempo esta enfermedad prevenible, es importante realizar un control anual con un oftalmólogo, o más frecuentemente si hay algún factor de riesgo”, completa la doctora Anahí Lupinacci.

Visión Glaucoma fondo de ojos.jpg
La presión ocular puede ser realizada a través de una consulta al oftalmólogo y su detección es importante

La presión ocular puede ser realizada a través de una consulta al oftalmólogo y su detección es importante

Tipos de controles

  • Medición de la presión del ojo (tonometría).
  • Inspección del ángulo de drenaje del ojo (gonioscopía).
  • Inspección del nervio óptico (oftalmoscopía, tomografía OCT del nervio óptico).
  • Prueba de visión lateral o periférica (prueba de campo visual).
  • Medición del grosor de la córnea (paquimetría).

Tipos de glaucoma

Se pueden identificar cuatro tipos de glaucoma, los cuales se diferencian en función del daño producido en el nervio óptico:

Ángulo abierto: suele ser el más habitual. Por lo general, tiende a ser hereditario. La presión intraocular aumenta lentamente. Inicialmente no causa síntomas, con el avance de la enfermedad aparece la pérdida de visión periférica y conduce a la ceguera si no es tratado.

Ángulo cerrado: se produce de forma súbita al aumentar rápidamente la presión intraocular. Causa dolor intenso, visión borrosa, enrojecimiento y sensación de inflamación. Hay que tener en cuenta que, cuando se produce en un ojo, es probable que más tarde ocurra en el otro.

Congénito: suele producirse en el séptimo mes de vida intrauterina y manifestarse entre los primeros días a meses de vida. Se pueden observar síntomas como opacidad en la parte anterior del ojo, agrandamiento de uno o los dos ojos, lagrimeo y sensibilidad a la luz.

Secundario: se da como consecuencia de otras patologías oculares previas, como traumas oculares, administración de glucocorticoides, inflamaciones oculares o tumores intraoculares.

►TE PUEDE INTERESAR: Cáncer de mama: un estudio relaciona la alteración del metabolismo con el desarrollo de la enfermedad

Temas relacionados: