Durante el miércoles fue operada una vez más para estabilizar su pelvis y el tobillo y superó esa intervención.

El parte emitido en la mañana de este viernes por el Hospital Central indicó que Giuliana Lucoski "Se encuentra hemodinámicamente estable. Continúa con asistencia respiratoria en la unidad de cuidados intensivos. Esta siendo monitoreada y controlada estrictamente de sus post operatorio".

Los médicos que asisten a la pareja informaron también este viernes que el médico cirujano Ricardo Luna, con quien Giuliana se iba a casar el 28 de mayo, recibió el alta y será intervenido de una de sus fractura en la clavícula en una clínica privada.

Giuliana Lucoski sigue con pronóstico reservado

El hermano de la ex reina, Nicolás Lucoski, permanece los días enteros apostado en el Hospital Central. Indicó que generalmente está en la puerta, y a quienes se acercan a preguntar cómo sigue la joven de 28 años, él es el encargado de contarles.

nicolas lucoski hermano de giuliana lucoski reina de la vendimia.jpg

El miércoles contó que su hermana iba bien y que tienen muchas esperanzas de que se va a recuperar. Dijo que neurológicamente no estaba comprometida ya que, a pesar de estar inconsciente, responde a todos los estímulos que le realizan los médicos.

Además, había comenzado a bajar la hinchazón de sus ojos, y las cirugías que le habían realizado habían sido todo un éxito. Aunque, en estos días, debían realizarle otra para fijar su pelvis debido a las múltiples fracturas que sufrió.

Cómo fue el accidente que dejó a Giuliana en terapia intensiva

El domingo 8, pasadas las 16, Giuliana Lukoski viajaba con su novio Ricardo Luna abordo de una moto Lucati, que el médico conducía, por el Acceso Sur, a la altura de Aráoz.

Por causas que son motivo de investigación, la moto chocó de atrás a un VW 1500.

Tanto la joven como su novio sufrieron traumatismos, y una ambulancia del Servicio de Emergencias Coordinado los trasladó al Hospital Central, donde quedaron internados.

Luna fue acusado por "lesiones graves culposas", aunque quedó en libertad, debido a que el delito del que se lo acusa es excarcelable. Además el análisis de alcoholemia indicó que al momento del accidente el motociclista tenía 0,88 gramos de alcohol en sangre.