Sociedad Acto Central
La vigilia para comprar entradas

Fiesta de la Vendimia 2020: las historias en la fila para comprar las entradas

Por UNO

La Fiesta de la Vendimia no es mucho un gran espectáculo artístico singular y una celebración sin par. Además es una parte genuina de nuestra cultura, con sus propios personajes, conocidos o anónimos, que le dan color y calidez.

Unos de esos personajes son los que cada año se dan cita con varios días de antelación para hacer la compra de las entradas para el Acto Central, el del teatro Griego Frank Romero Day, armando campamentos y tejiendo amistades entre ellos y formando una verdadera cofradía.

Te puede interesar: Empleados de Comercio cobrarán tres sumas fijas y un sueldo mínimo de $41.000

Quienes se dan cita en la puerta del Hipódromo de Mendoza, ya se conocen al ser cultores de esta tradición extraña, la de pernoctar a la intemperie en las veredas del circo hípico de calle Montes de Oca, de Godoy Cruz, y hasta compiten entre ellos para ver quien tiene el honor de ser el primero en llegar a la fila. Este año, y por tercero consecutivo, el halago fue para Andrés González, un joven de 22 años, que levantó su carpa iglú, con un equipamiento propio de un camping desde el lunes de la semana pasada, a las 22. O sea que estuvo una semana entera esperando la apertura de las boleterías para adquirir sus entradas, este  lunes 2, cuando salgan a la venta los remanentes de las ventas anticipadas por internet y las devueltas por las agencias de turismo.

Andrés, el tricampeón

"Me gusta el Acto Central, es parte de la tradición de mi familia eso de ir a ver la fiesta en el anfiteatro. Capaz que también compra alguna para la tercera repetición, para ver a Los Palmeras", dijo Andrés, vecino del barrio La Favorita de nuestra capital.

"Hace tres años que vengo y siempre he sido el primero. Antes vivíamos la fiesta desde los cerros, pero es más lindo desde el teatro. Mi familia es mitad sanjuanina y mitad mendocina, y a todos nos gusta la Fiesta de la Vendimia", dijo quien encabeza la fila, que hasta este jueves a la tarde ya contaba con ocho carpas y cerca de 11 familias haciendo cola.

Todo para ver el Acto Central

 Embed      

Quien quedó segundo en esta "carrera" amistosa, fue otro tradicional actor de esta modalidad, Carlos Vargas, de 62 años, que llegó "cuatro o cinco horas" después de González, y tiene un historial de diez años de venir a hacer cola anticipada para comprar las entradas.

"Este año vuelve a bailar mi hijo en el Acto, pero antes de que él bailara también venía. Yo amo la Fiesta, voy a todos lo que se haga: Vía Blanca, Carrusel o lo que sea. Me gusta el Acto Central, es una festejo muy nuestro. No me interesa mucho el tema de los músicos en la repetición", dijo Carlos, de Godoy Cruz, que se animó a elevar una queja, apoyada por el resto de los presentes en la fila: "No me gusta que hayan sacado los fuegos artificiales. Era parte del espectáculo y le daba otro color", dijo el habitué al espectáculo central de las celebraciones vendimiales.

Completando el podio, está otro sexagenario, Roberto Ferreyra, que este domingo va a celebrar nada menos que su cumpleaños número 65 en la vereda Este de calle Montes de Oca, esperando poder comprar las entradas para él y su familia. "Nos hemos hecho amigos con el vecino (Vargas) y ya nos conocemos de otros años. Hace tres que vengo acá a comprar las entradas. Antes iba a los cerros a ver la fiesta", dijo Ferreyra.

 Embed      

Un poco más atrás estaba el grupo más numeroso y alegre, integrado en un principio por todas mujeres, de los cercanos barrios de La Estanzuela u otros vecinos. Allí estaban siete damas a puro mate y juegos de naipes, pasando el tiempo y disfrutando de la mutua compañía. La mayoría son amigas o parientas, y toman este pernocte y acampe como una alegre aventura.

"Todas queremos ver el Acto Central, es una tradición", dijeron todas, al ser consultadas a cual de las noches iban a asistir, aunque varias dijeron que también quieren ir a ver a Los Palmeras, y que estaban desde la noche del miércoles ya instaladas.

Cerca de ellas estaba la pareja integrada por Eduardo y Katy, también ex espectadores "de los cerros", y que ahora prefieren la comodidad del teatro griego. Su objetivo: el Acto Central. "En mi familia no nos perdemos nunca la Fiesta de la Vendimia, es parte de nuestra vida", dijo Katy.

La espera será larga, y las entradas disponibles no muchas, ya que en la cola les habían comentado que quedaban cerca de 1.000 para cada noche, y la cola se estira hora a hora.