Educación e inclusión

Este 21 de marzo se celebra el Día Mundial de las Personas con Síndrome de Down

En el Día Mundial del Síndrome de Down el objetivo es educar y enseñar por qué no hay que usar la palabra "mogólico" como insulto

Por UNO

En el Día Mundial de las Personas con Síndrome de Down, que se celebra el 21 de marzo de cada año, un organismo busca concientizar en las escuelas sobre el mal uso del término “mogólico”.

El director de la Asociación Síndrome de Down de la República Argentina (ASDRA), Pedro Crespi, se refirióal uso inconsciente del término "mogólico" como insulto y recordó el lema de este año: "Hagamos de la inclusión algo de todos los días".

“La palabra mogólico suele usarse para insultar haciendo referencia a la falta de inteligencia de la persona a la cual se dirige. Es decir, sitúa a los individuos en parámetros de normalidad-anormalidad y entiende a la discapacidad intelectual como algo fuera de lo normal, incorrecto u objeto de burla. Su uso como insulto daña la dignidad de las personas a las que se las dirige”, expresó.

ASDRA, a través de su campaña "Insultos", busca cambiar esta narrativa y hacer énfasis en esta situación. “Es muy importante trabajar con los chicos sobre el respeto, como pilar fundamental para la convivencia”, agregó.

La educación es fundamental en este proceso de cambio cultural. ASDRA impulsa el Programa "Alumnos Ciudadanos", mediante el cual visitan escuelas para brindar charlas sobre respeto e inclusión, impartidas por instructores con síndrome de Down.

►TE PUEDE INTERESAR: Brote histórico de dengue en Mendoza con más de 200 casos autóctonos y 100 consultas por día

Esta iniciativa no solo aborda el uso inapropiado de la palabra "mogólico", sino que también previene el acoso escolar.

Dia Sindrome de Down escuela.jpg
La detección temprana del Síndrome de Down ha permitido que los chicos puedan estudiar y aprender 

La detección temprana del Síndrome de Down ha permitido que los chicos puedan estudiar y aprender

El Síndrome de Down

En diciembre de 2011, la Asamblea General de la ONU designó el 21 de marzo Día Mundial del Síndrome de Down. Con esta celebración, el objetivo es generar una mayor conciencia pública sobre la cuestión y recordar la dignidad inherente, la valía y las valiosas contribuciones de las personas con discapacidad intelectual como promotores del bienestar y de la diversidad de sus comunidades.

Asimismo, quiere resaltar la importancia de su autonomía e independencia individual, en particular la libertad de tomar sus propias decisiones.

El Síndrome de Down siempre ha formado parte de la condición humana, existe en todas las regiones del mundo y habitualmente tiene efectos variables en los estilos de aprendizaje, las características físicas o la salud.

El acceso adecuado a la atención de la salud, a los programas de intervención temprana y a la enseñanza inclusiva, así como la investigación adecuada, son vitales para el crecimiento y el desarrollo de la persona.

Dia Sindrome de Down trabajo.jpg
La inclusión laboral en un instrumento importante para que los chicos con Síndrome de Down puedan desarrollarse

La inclusión laboral en un instrumento importante para que los chicos con Síndrome de Down puedan desarrollarse

El Síndrome de Down es una alteración genética causada por la existencia de material genético extra en el cromosoma 21 que se traduce en discapacidad intelectual.

La incidencia estimada del Síndrome de Down a nivel mundial se sitúa entre 1 de cada 1.000 y 1 de cada 1.100 recién nacidos.

►TE PUEDE INTERESAR: Tres bodegas mendocinas fueron seleccionadas entre las 100 mejores marcas de lujo del mundo

Las personas con Síndrome de Down suelen presentar más problemas de salud en general. Sin embargo, los avances sociales y médicos han conseguido mejorar la calidad de vida de las personas con el síndrome. A principios del siglo XX, se esperaba que los afectados vivieran menos de 10 años.

Ahora, cerca del 80% de los adultos que lo padecen superan la edad de los 50 años. Un trabajo médico y parental en edades tempranas favorece la calidad de vida y la salud de quienes sufren este trastorno genético al satisfacer sus necesidades sanitarias, entre las cuales se incluyen chequeos regulares para vigilar su desarrollo físico y mental, además de una intervención oportuna, ya sea con fisioterapia, educación especial inclusiva u otros sistemas de apoyo basados en comunidades.

Temas relacionados: