Diario Uno > Sociedad > vacunas

Especialista dijo que las 100 vacunas congeladas por error no pueden usarse

La doctora Daniela Hozbor explicó que si las vacunas Sinopharm fueron congeladas, su fórmula perdió la estructura y eficacia, por lo que no deberían utilizarse

Muchas dudas y pedidos de informes surgieron a partir del viernes pasado, cuando por error se almacenaron en Las Heras las vacunas chinas del laboratorio Sinopharm en las conservadoras correspondientes a las rusas Sputnik V y fueron congeladas. Una especialista en biología y microbiología molecular, la doctora Daniela Hozbor, explicó que el congelamiento padecido por las dosis chinas sufrieron la cristalización del adyuvante y por eso quedaron inutilizadas. También detalló que es algo que puede suceder debido a las distintas plataformas en las que se trabajan.

Precisamente, en Mendoza y el país se están utilizando vacunas contra el Covid-19 de distintas procedencias en las campañas para adultos mayores, profesionales de la salud y la educación, que necesitan distintas logísticas. En el caso de la vacuna rusa Sputnik V, la temperatura de conservación es de -18° centígrados (temperatura de freezer), mientras que las chinas de Sinopharm se almacenan a 2° u 8° positivos, la temperatura de una heladera hogareña.

Te puede interesar...

La vacuna Sinopharm trabaja con gérmenes muertos, enteros o fraccionados y contiene un adyuvante (fosfato o hidróxido de aluminio) que absorbe los antígenos y permite ir liberándolos lentamente para garantizar la respuesta inmunológica. Cuando estos se congelan se cristalizan y ocasionan, además de la pérdida de la potencia de la vacuna, reacciones locales muy severa, explicó la científica del Conicet en charla con Marcelo Sisso en el programa de Radio Nihuil Presente Simple.

Consultada la doctora Hozbor sobre la posible utilización de las vacunas congeladas por error, su respuesta fue lapidaria: “No, estas vacunas no se pueden utilizar porque escaparon a los lineamientos de la cadena de frío, que deben ser seguidos porque tienen una justificación de porqué. En este caso, una vacuna de Sinopharm necesita un mantenimiento de entre 2° y 8°, que es una temperatura de heladera. Estas vacunas, al tener componentes específicos que nos dan una respuesta inmunológica específica, tienen en la formulación algo que potencia la fórmula, y que son los adyuvantes".

La especialista en vacunación continuó explicando: "Al congelarse, esta estructura que tienen se modifica y genera unos coágulos que no se pueden dispersar cuando se descongela, y esto cambia la estructura del adyuvante e impacta a la estructura del componente específico, que es la vacuna, entonces la eficacia de la vacuna no va a ser la misma y puede generar algunas reacciones adversas".

Respecto al accidente en Las Heras que ocasionó la pérdida de unas 100 vacunas, la profesional afirmó: "No es común, acá hay todo un entrenamiento. Pero hay que entender que estamos con muchas plataformas distintas; afortunadamente -entre comillas-, porque tenemos bastantes diseños de vacunas, y tenemos a la Sputnik V almacenada de una manera, a la Sinopharm de otra, y esto favorece al error humano. Lo importante es darse cuenta inmediatamente, trabajarla y analizarla para ver si se puede utilizar. Hay que ver si la sacaron del freezer de inmediato, la tienen que analizar y hay que hacer el informe de inmediato", finalizó la explicación.

El peronismo también se hizo eco de esta pérdida de vacunas y presentó un pedido de informes.