Este fin de semana no sólo la comunidad del Valle de Uco perdió a un vecino de valor incalculable, sino Mendoza toda se quedó sin un docente que enfrentó la muerte, y hasta momentos antes de partir de este mundo siguió cumpliendo sus tareas como profesor de Literatura. El jueves falleció César Paganini, joven deportista y entusiasta, que nunca dejó de atender a sus alumnos, aún estando en su cama de internación, debido al contagios con Covid-19, que complicado con una peritonitis, le costó la vida.

César era docente en colegios secundarios de Tupungato, y compartía la pasión por la enseñanza con la del deporte, ya que era el arquero del equipo de primera división de handball de la Municipalidad de Tunuyán, y se contagió de coronavirus, por lo que fue internado en el hospital tunuyanino.

Te puede interesar...

Daniela

Ya muy complicado con su enfermedad, desde el mismo nosocomio César dio una muestra de su vocación de servicio, y pudo evaluar, corregir y volcar las notas de sus alumnos en el sistema GEM de la Dirección General de Escuelas, partiendo pocas horas después, con el alma llena de satisfacción y la tranquilidad que da el deber cumplido.

https://twitter.com/AmebalO/status/1329590383488217089

Muchos medios locales del Valle de Uco informaron con profundo dolor a sus lectores y reflejaron la conmoción que causó la prematura partida del Profe Paganini. La directora del colegio donde trabajaba César, Daniela Benítez, destacó la gran entrega de su colega, y lo puso como ejemplo y contracara de la imagen que algún periodista quiso cargar sobre los docentes.

César y la inmensa mayoría de los docentes argentinos supieron adpatarse en tiempo récord a las nuevas realidades que obligó la pandemia de coronavirus, haciendo que la enseñanza se transformara a una modalidad no presencial, donde se fueron borrando los límites de horarios y responsabilidades de los docentes. Estos tuvieron que reinventarse en su didáctica, meter mano a recursos propios, y elevar la tolerancia a las difíciles circunstancias que se comenzaron a vivir en Mendoza y el país desde el 20 de marzo, por el sólo hecho de cumplir con su consigna: educar a la juventud.

Embed

No sólo la comunidad educativa -especialmente sus alumnos- dieron muestras de tristeza por el fallecimiento de Paganini, sino que, demostrando su bonhomía, desde cada sector de la sociedad donde tuvo participación, hicieron conocer personalmente y mediantes las redes sociales, su congoja.

Fuentes; El Cuco Digital y 8 Digital