Diario Uno > Sociedad > Personas en situación de calle

El principal albergue para personas en situación de calle está con serias dificultades

El Centro Integrador Puentes es un espacio de atención y acompañamiento psicosocial para personas en situación de calle y no ha recibido apoyo de la Provincia debido a demoras burocráticas, lo que ha significado que tengan que reducir la atención

El caso de la niña M., que conmovió a todo el país, obligó a poner la miranda en un sector social casi siempre ignorado: Las personas en situación de calle. Porque, en definitiva, Maia apareció cuando desapareció y, con su visibilización, la de tantos invisibilizados.

Solo en el Gran Mendoza se estima que hay unas 350 personas en situación de calle pero, irónicamente, uno de los pocos sitios que atiende esta problemática en forma integral, tiene serios problemas de financiamiento ya que las trabas político burocráticas han demorado durante más de dos años la firma de un convenio.

Te puede interesar...

En Allayme 852, de Guaymallén, está el Centro Integrador Puentes. Es un espacio de atención y acompañamiento psicosocial para personas en situación de calle y consumos problemáticos. El Centro tiene como objetivo trabajar con las personas allí alojadas tratando de darles y ayudarlos a realizar un proyecto de vida. Además trabaja para garantizar derechos de una población completamente excluida de la sociedad, estigmatizada y residual, "porque la calle no es lugar para vivir", dice la coordinadora del Centro, Francia Guerra.

El Centro es parte de la Red Puentes, de la organización social Nuestra América. Si bien hay varios lugares, estatales, de organizaciones o iglesias que brindan alguna asistencia a las personas en situación de calle, este Centro es quizás el único que aborda el tema en forma completa, desde la asistencia habitacional, pasando por la alimentaria, la atención de salud física y mental, la capacitación laboral y la contención emocional.

"Damos el albergue a gente en situación de calle, pero también el acompañamiento integral. Y atendemos también a gente con consumos problemáticos. Para eso tenemos trabajadoras sociales, promotoras de salud, personal de talleres, capacitación en oficios y profesionales que brindan asistencia psicosocial a las personas que están albergadas", cuentan.

Allí se asiste a personas entre los 25 y los 60 años.

centro integrador.jpg

Pese a que "la Provincia nos ha enviado gente para alojarse", el Centro "no tiene financiamiento de ningún lado" y se han visto obligados a reducir la atención y rechazar a personas que se han querido alojar allí. "No nos da el dinero. Desde 2019 estamos intentando que se firme un convenio con la Provincia, pero han habido trabajas burocráticas que han hecho que todavía no se haya podido concretar", dijo la coordinadora.

El Centro Integrador Puentes comenzó a funcionar a comienzos de 2019. De mayo a diciembre de ese año trabajaron intensamente, pero ya las dificultades económicas apretaron en ese tiempo al lugar y debieron cerrar. Pero, cuando comenzó la emergencia sanitaria por la pandemia en marzo de 2020, se decidió abrir nuevamente para contener a la gente en situación de calle. Incluso "en mayo la Provincia nos empezó a mandar gente para que la alojáramos", cuenta Francia Guerra. La promesa era que el convenio se firmaría y la Provincia de Mendoza cubriría, al menos, el costo del alquiler del lugar. Pero no fue así. Hoy, un año después, la organización sigue cubriendo todos los gastos edilicios, los honorarios y la alimentación y demás necesidades de los alojados.

"Ya no podemos más. Tuvimos que recortar el almuerzo y cerrar el lugar de 7 de la mañana a 15, para tratar de reducir algunos gastos. Esa comida del mediodía la gente se la tuvo que volver a gestionar en la calle", cuenta la coordinadora.

El problema parece ser meramente burocrático. "Nos falta que la Municipalidad de Guaymallén nos de la habilitación. Ya la teníamos, pero como todo se demoró, se venció y está demorando la renovación", contó Guerra.