Una fuerte tormenta de lluvia y granizo azotó este martes por la tarde una amplia zona de alta montaña, y obligó a las autoridades de Vialidad Nacional a recomendar la no circulación de vehículos por la Ruta Nacional 7, pasando la cercanías del Puente de Picheuta. Tras los trabajos solícitos de Vialidad Nacional, se despejó la calzada y se abrió el tránsito del Paso Cristo Redentor, aunque con mucha precaución.

quebrada-seca-R7.jpg
Un verdadero río cruza la calzada de la Ruta 7 a la altura de la Quebrada Seca, pasando Picheuta, luego de la intensa tormenta caída en Alta Montaña.

Un verdadero río cruza la calzada de la Ruta 7 a la altura de la Quebrada Seca, pasando Picheuta, luego de la intensa tormenta caída en Alta Montaña.

Mediante las redes sociales, la Dirección Nacional de Vialidad, delegación Mendoza, recomendaba esta tarde, cerca de las 16, no subir a la zona de alta montaña, debido a la cantidad de material arrastrado por la tormenta granicera sobre la calzada.

Pese a que cerca de las 19, continuaban los trabajos de las máquinas de Vialidad Nacional de despeje de la ruta que conecta a Mendoza con Chile por el Paso Cristo Redentor, esta vía de comunicación está habilitada, lo que ayuda a evitar nuevos trastornos a los transportistas que estuvieron muchos días varados en Mendoza sin poder ingresar al vecino país.

tuit-corte-ruta 7.jpg

La gran cantidad de agua y granizo caída después de las 16 en el sector comprendido entre Picheuta y Quebrada Seca, derivó en desprendimientos y pequeños aludes y crecidas que arrastraron material sobre la carpeta asfáltica de la Ruta 7.