Con el endurecimiento de medidas sanitarias y las nuevas restricciones para ingresos al país desde el exterior, debido a la aparición de nuevas y más peligrosas cepas del Covid-19, son muchos los argentinos que se han visto imposibilitados, o retrasados al extremo, para volver a sus hogares. Entre los varados, en este caso en Chile, se encuentran los hijos de un recordado deportista mendocino, el ex Puma Omar Turcumán, quien recibió a su hijos en el vecino país, donde trabaja, y ahora los chicos de 13 y 18 años no pueden volver con las clases presenciales a punto de reanudarse. Para ello, el ex rugbier y actual entrenador internacional, realizó una petición en el sitio Change. org para juntar firmas y presionar a las autoridades migratorias y que permitan el reingreso de sus hijos a Mendoza.

El ex jugador de rugby de Liceo RC y que jugara en Los Pumas entre los años '87 y '88, realizó la petición por escrito a la organización Change, dirigida a la Dirección Nacional de Migraciones y Consulado Argentino en Valparaíso, solicitando que se permita el retorno de sus hijos varados a Mendoza.

Seguir leyendo

En diálogo con Diario UNO, el mendocino que tiene residencia en Chile, donde se hizo cargo de los seleccionados Nacionales del vecino país, y que además trabaja en una clínica cardiológica explicó la situación de su familia.

"Hace unos años que estoy trabajando acá en Chile, con la residencia, y tengo dos hijos allá en Mendoza, Octavio de 13 y Bautista de 18. Antes de la pandemia yo iba cada 15 días a verlos. Con este tema, el año pasado no los pude ver de marzo a septiembre, cuando recién pudieron venir. En diciembre alcancé a ir, y ya después se cerró todo. Desde enero que nos los veía, así que aprovechamos las vacaciones de invierno para que vinieran acá, ya que Chile permite que ingresen hijos de residentes sin problemas, y sobre todo por vía terrestre, por el Paso de Los Libertadores", relató Turcumán.

Luego continuó el entrenador que dirigió equipos en Canadá, Francia, Italia y España: "Cuando quise que volvieran a su casa, no me permitieron hacerlo vía terrestre, así que mandé un mail a Migraciones, y ellos respondieron que tenía que contactarme con el Consulado Argentino en Chile. Fui, les planteé la situación, y me dijeron que ellos no tenían mucho por hacer y que tenía que resolverlo vía aérea, viajando a Ezeiza o Aeroparque", comentó con fastidio.

Pero la solución no estuvo solamente comprando el boleto en una aerolínea. "Saqué pasaje para el día 28 de julio, y hace unos días me los suspendieron. Intenté sacar otros pasajes, pero están anulados los vuelos, así que volví a ir al Consulado a explicarles la situación e informarles que los chicos van a comenzar las clases. El más grande tiene que rendir dos materias en la Facultad, y el más chico comienza las clases presenciales, y me volvieron a decir que las únicas excepciones que hacen son por urgencias de salud de familiar directo".

Visibilizar el reclamo ante las negativas oficiales

"No me dejaron con muchas posibilidades, así que opté por Change.org para hacer que este tema se visibilice, son muchos los argentinos que están afuera. En el último intento que he hecho de sacar pasajes aéreos, puedo conseguir para el 19 (agosto), con lo que los chicos perderían más de tres semanas de clases", señaló el ex rugbier preocupado.

"Algo que me puse a reflexionar es que, en los consulados deben velar por la seguridad de los argentinos que están en el exterior, especialmente niños y adolescentes, y en el caso de mandarlos solos por vía aérea, es complicado, ya que llegan a Ezeiza, y al otro día deberían tomar el avión a Mendoza en Aeroparque, pasando la noche en Buenos Aires. Si bien el más grande tiene 18 años, él se puede mover, con el menor de 13 se le complica, y es una locura", señaló Omar preocupado por la seguridad de sus hijos.

Finalmente Omar Turcumán reflexionó: "No entiendo porqué no permiten el paso por Libertadores, ya que, según averigüé, tiene una circulación de 25.000 camiones por mes. Los chicos entraron a Chile con un PCR negativo, y se pueden llevar un PCR hecho acá, así que no sé cuál sería el inconveniente tan grande que pasen dos niños", concluyó.