En las montañas del sur de China, científicos realizaron el re descubrimiento de una criatura misteriosa con un "collar" amarillo que resultó ser una especie de serpiente no vista en décadas. En total, habían pasado 26 años desde la última vez que se había visto una serpiente de estas características.

►TE PUEDE INTERESAR: El extraño descubrimiento del telescopio James Webb sobre el punto más reconocido de Júpiter

Un descubrimiento inesperado

serpiente análisis.jpg
La nueva especie no había sido vista en más de 26 años.

La nueva especie no había sido vista en más de 26 años.

Entre 2017 y 2022, investigadores realizaron varias expediciones a las montañas de la provincia de Sichuan, un conocido punto caliente de biodiversidad. Durante sus visitas, encontraron tres serpientes con distintivas marcas amarillas que llamaron su atención.

La serpiente de caña de Berezowski fue descubierta por primera vez en 1896, pero la falta de avistamientos posteriores llevó a los científicos a asumir que su clasificación había sido un error. No se había visto en al menos 26 años, por lo que se llegó a sospechar que no existían, y su clasificación como una nueva especie era un error.

Los ejemplares encontrados, de aproximadamente 30 centímetros de largo, presentaban un distintivo "collar" amarillo alrededor del cuello, colas "romas" y cuerpos "alargados". Su coloración general es marrón oscuro, lo que les permite camuflarse entre las hojas del bosque.

Por qué son tan raras

nueva-especia.jpg
El descubrimiento confirmó que se trata de una nueva especie.

El descubrimiento confirmó que se trata de una nueva especie.

Las serpientes de caña rara vez se ven en la naturaleza debido a su "modo de vida subterráneo, comportamiento excavador y hábitos misteriosos", según los investigadores. La especie redescubierta habita en bosques montañosos entre 1.700 y 1.800 metros de altitud en varios condados de la provincia de Sichuan.

►TE PUEDE INTERESAR: El descubrimiento de una extraña aurora boreal que impactó a los científicos de Europa

El estudio, publicado en la revista Zoosystematics and Evolution, identifica la especie por su patrón de escamas, ojos, coloración y otras características físicas sutiles. El análisis de ADN reveló que la especie tiene al menos un 17% de divergencia genética de otras serpientes de caña relacionadas.

Temas relacionados: