Diario Uno > Sociedad > geriátricos

Dos geriátricos con infectados con Covid-19 en Gran Mendoza

Se trata de geriátricos de Ciudad y Guaymallén. En el primero hubo 15 contagiados, y en el de Dorrego hay un empleado positivo y 17 internos aislados.

El crecimiento de casos de coronavirus en Mendoza sigue imparable, y ha pegado en estos días en el sector más vulnerable: los geriátricos. El más reciente se dio a conocer este lunes, y se trata de un hogar para ancianos de Dorrego, donde una empleada dio positivo por Covid-19, y esto derivó en el aislamiento de 17 internos, algunos con síntomas leves de la enfermedad. El segundo caso es un establecimiento de Capital, que arrojó 15 positivos, con una anciana fallecida entre esos contagiados.

Este lunes se informó que en un geriátrico de calle Vélez Sarsfield 1188 de Dorrego, Guaymallén, el hisopado con resultados positivos a una empleada determinó que se aislara a 17 ancianos. La trabajadora no concurría al lugar desde el 28 de agosto, cuando comenzó a sentirse mal. De todos modos en la jornada actuó el Ministerio de Salud aislando a todos los internos y realizándole los estudios que determina el protocolo.

Te puede interesar...

Desde el Ministerio informaron que hasta mañana no se podrá saber el resultado de los análisis, aunque se supo que había abuelos con síntomas leves compatibles con los del coronavirus.

El caso más grave, ya que hasta ahora ha dejado como saldo una anciana de 90 años fallecida, se dio la semana pasada en un hogar de ancianos de nuestra ciudad capital, en calle Pueyrredón 735, con 15 casos positivos: tres empleados y 12 abuelos.

"Esto no es un matadero"

Muy conmovida por la situación, este mediodía de lunes dialogó con Marisol Benegas, Gisela Campos y Matías Pascualetti en Noticiero Siete la dueña del geriátrico, Silvia Bastías, que contó como se dieron los hechos: "Nosotros teníamos una vida normal, cuidándonos con todos los protocolos, diciéndoles a las chicas: los niños –como llamo a los viejitos- no les van a pegar ningún virus, somos nosotros los que se los podemos pegar a ellos, así que cuídense bien, vean donde andan", recordó Bastías.

Inicialmente la propietaria del geriátrico Mis Abuelos quiso aclarar y repudiar el maltrato que en muchos medios le dieron. "Somos un geriátrico, no somos un matadero, como dijeron en algunos lugares de nosotros", se quejó Silvia Bastias, quien informó que actualmente tienen dividido el establecimiento y separados a los casos positivos. "Hay un caso positivo, y está separado totalmente, mientras que en el otro sector, estoy con tres niñas y un niño".

Sobre los cuidados que tenían desde el inicio de la pandemia, Silvia destacó que "acá no permitíamos las visitas de la familia, los veían a los abuelos a través de la ventana, hasta que el sábado (29/8) en la tarde nos manda a decir una chica, que hacía unos tres o cuatro días antes nos había avisado que se sentí resfriada, que había dado positivo (de Covid-19). No podíamos creerlo, y entonces el doctor Roberto Aguilera, que es el director del lugar, activó todos los protocolos".

Con la larma encendida y el contagio apuntado a una de las empladas, Bastías explicó: "Se quedaron haciendo el aguante Estelita, Pamela y Sara, porque las otras chicas dieron positivo. El martes (1/9) vinieron a hacernos los hisopados. El lunes ya era un caos esto, así que me vine para decirles “acá estoy”. Para nosotros fue un terremoto, algo que no podíamos creer".

Para concluir Silvia detalló: "En total tuvimos 12 “niños” (infectados), y han quedado cuatro que ya están bien, estables, y esperando que en unos días vuelvan. Una sola falleció, una abuelita de 90 años y fue internada habiendo dado positivo", confirmó entre lágrimas Bastías, respecto al saldo de contagios.