El viernes se conocía un nuevo brote de coronavirus en Mendoza, el cual había afectado a 24 hombres que convivían en una granja de recuperación de adictos en Colonia Segovia, Guaymallén. La misma pertenece a la organización REMAR. Dos de los infectados fueron trasladados a hospitales y 19 permanecerán en aislamiento en la institución.

Te puede interesar: La insólita vivencia de un paciente con coronavirus en Mendoza

Se trata de uno de los 8 centros de rehabilitación de drogadicción que tiene la institución evangélica en Mendoza y todas las personas que conviven allí dieron positivo para esta enfermedad.

Si bien desde el Ministerio de Salud se informó sobre esta situación en un mismo comunicado, desde la dirección de REMAR indicaron que los testeos se realizaron en tres tandas. Además negaron que el resto de las personas alojadas en los otros centros de contención puedan haberse visto infectados por el virus.

"Hace días que los chicos estaban haciéndose ver pero les decían que era una gripe normal. Hasta que se decidió analizar a uno de ellos y dio positivo. Después de eso, vinieron a realizar testeos a la granja y todos dieron positivos, muchos están asintomáticos", aseguró Ariel Lazare, director provincial de la organización, quien este sábado fue sometido a un testeo ya que visita constantemente cada institución.

Lazare también indicó que se pidió la internación de dos hombres debido a que son los de mayor edad. Tres fueron llevados a hoteles y el resto permaneció en la granja ya que su estado de salud es bueno por el momento y no revierte peligro.

"Están todos bien, algunos solo sienten como un cuadro gripal pero deberán estar aislados durante 14 días. Llevamos termómetros y más elementos de higiene. Los llamamos constantemente, oramos por ellos", expresó el pastor que se mostró molesto con algunas versiones que surgieron luego de que la información fuera divulgada y cuestionamientos que se le realizaron.

"Me preguntaron por qué habían 24 personas viviendo juntas. Es una finca de 14 hectáreas. Tienen 6 habitaciones, ellos se cocinan, limpian y sus autosuficientes. Hace 25 años que funcionamos así y hemos sacado a muchos chicos de las calles y las drogas", remarcó Lazare.

 Embed      

Si bien, en un primer momento, se creyó que la transmisión se podría haber provocado a partir de la madre de uno de los jóvenes, quien es personal de la salud, luego la hipótesis quedó descartada ya que la mujer se encuentra de licencia hace varias semanas.

"Tenemos una camioneta con la que los chicos van al Mercado del Este a buscar verdura para darle de comer a unos chanchos", comentó el hombre sobre la posibilidad de que el contagios haya sido en ese lugar.