A las 1.30 de la madrugada del sábado 24 en un predio del pedemonte de Chacras de Coria, donde termina la Panamericana y comienza la ruta 82, pero a unos 3 kilómetros hacia el oeste, estaba todo dispuesto para una multitudinaria fiesta con más de 300 invitados. Había DJ, una enorme fogata y mucho alcohol que habían llevado los centenares de jóvenes despreocupados con violar no sólo la prohibición de circular, sino también todas las normas de prevención del coronavirus.

Con esa postal, que enmarcaba una fiesta clandestina, se encontraron los policías que acudieron al lugar luego de una llamada al 911 que alertaba de la nutrida juntada.

Te puede interesar...

"Eso estaba muy bien organizado, cada uno había llevado su heladerita con el alcohol que iba a consumir y tenía todo en su vehículo de alta gama. Había una gran cantidad de jóvenes, obviamente ninguno con barbijo ni ninguna medida de protección para evitar contagios de coronavirus. Cuando llegamos muchos escaparon hacia los cerros para evitar ser detenidos", contó un efectivo que participó del operativo.

Ante el panorama de una mega fiesta clandestina los oficiales de la policía, los preventores de Luján de Cuyo y el personal de Diversión Nocturna que también acudió, solicitaron instrucciones a las autoridades de la fiscalía en turno, desde donde se les ordenó desalojar a la concurrencia y aprehender sólo a 3 jóvenes que serían los organizadores, y que lejos de asumir que estaban violando el aislamiento, se mostraron agresivos con los efectivos.

Fiesta clandestina.jpg
Descubrieron una fiesta clandestina con más de 300 jóvenes en Chacras

Descubrieron una fiesta clandestina con más de 300 jóvenes en Chacras

A esos aprehendidos se sumó el secuestro de un par de vehículos, que quedaron a disposición de la fiscalía, aunque desde el Ministerio de Seguridad aclararon que la orden de la ayudante fiscal de turno, Paola Gutiérrez fue no aprehender al resto de los asistentes a la fiesta.

No se confirmó si los aprehendidos fueron imputados de violar el artículo 205 del Código Penal que sanciona a quien "violare las medidas adoptadas por las autoridades competentes para impedir la introducción o propagación de una epidemia".