Diario Uno > Sociedad > Desafectaron

Desafectaron a 400 policías que amenazaron la Residencia de Olivos

Fueron los efectivos policiales que participaron con sus armas reglamentarias de la rebelión del año pasado. También rodearon la casa de Axel Kicillof

Desafectaron a 400 policías que amenazaron la Residencia de Olivos. El Ministerio de Seguridad bonaerense anunció la desafectación de más de 400 agentes de la Policía Bonaerense que en septiembre pasado, con patrulleros y armas reglamentarias, participaron de una protesta de dos días por mejoras salariales y otras demandas en distintos puntos de la provincia, incluido el entorno de la Residencia Oficial de Olivos.

La desafectación de los efectivos se resolvió en el marco de un informe de la Auditoría General de Asuntos Internos (AGAI) de la Policía que lleva la firma de la responsable del área, Lorena Rebuffo, un procedimiento administrativo que se inició hace varios meses y cuyos primeros resultados se conocieron ahora.

Te puede interesar...

La auditoría incluye como primer paso la salida automática del servicio del agente sancionado, mientras continúa la evaluación de su conducta, una mecánica que puede terminar en la baja definitiva. "Los policías desafectados deberán declarar en la sede de Asuntos Internos y enfrentan la posibilidad de ser dados de baja", explicó una fuente de la cartera de Seguridad bonaerense, que además precisó que el cese en la prestación de servicios de los 400 uniformados incluye la devolución de la pistola Bersa 9 milímetros reglamentaria y el cobro de la mitad del salario por seis meses, plazo en el que se definirá la situación particular de cada efectivo.

En el Ministerio que encabeza Sergio Berni aseguran que los policías que están siendo investigados por participar de las protestas de septiembre son alrededor de 1800, 400 de los cuales fueron desafectados, mientras que la auditoría de Asuntos Internos continúa con la revisión de las acciones de los otros 1400.

Desde la cartera de Seguridad advierten que las acciones de los uniformados, que tenían como principal demanda una actualización salarial, constituyeron "gravísimas faltas administrativas" ya que utilizaron los vehículos oficiales de la institución y además participaron de las manifestaciones en horario de servicio.

Las protestas de los agentes de la Policía Bonaerense se extendieron durante dos jornadas y tuvieron su foco inicial en el Centro de Coordinación Estratégica de la fuerza, donde tiene una base la cartera de Seguridad, ubicado en Puente 12, sobre la autopista Ricchieri, en La Matanza, aunque en la noche del primer día también se produjeron manifestaciones frente a la residencia del gobernador Axel Kicillof, en La Plata.

El episodio de mayor tensión y gravedad institucional ocurrió en el segundo día, el 9 de septiembre, cuando policías uniformados equipados con los patrulleros de la institución rodearon la residencia presidencial de Olivos durante varias horas. En relación a aquel episodio, la auditoría de Asuntos Internos estableció que los efectivos que participaron cometieron faltas administrativas por, sobre todo, aunque no exclusivamente, movilizar móviles de la fuerza hasta la quinta de Olivos.

También inició una causa, de oficio, la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) N°1 del Departamento Judicial de Zárate-Campana. Consultado por el anuncio de la desafectación de los 400 efectivos, el ministro Sergio Berni ratificó la decisión y aseguró que los policías suspendidos "no cumplieron con su función" y "no cumplieron con la ley".