Diario Uno Sociedad Mili
Una nueva vida

Cumplió su sueño: Mili tiene una familia

Mili, con sus 13 años cumplidos, esperó muchos años para tener una familia. Ahora ya puede disfrutarla a partir de una decisión de la justicia salteña

Por UNO

Mili esperó mucho tiempo para que una familia la reciba y darle el amor que tanto necesitaba. A pocos de cumplir sus 13 años y de permanecer un largo tiempo en un Centro de Inclusión Transitorio de la ciudad de Salta, su sueño de tener una mamá, un papá, abuelos y vivir en una casa se hizo realidad.

Este sábado, Mili celebró su cumpleaños, un festejo distinto rodeada ahora de mucho cariño y afecto, en el que todos disfrutaron de un maravilloso día.

Seguir leyendo

"Un día leyendo las noticias por internet nos dimos con la publicación que buscaban postulantes para la guarda con fines de adopción de una nena de 12 años y la describieron a Mili. Le dije a mi esposo: 'Mirá, ¿Que te parece? ¿Estas de acuerdo? ¿Mando un e-mail?'. Y él me respondió: 'Ya, por supuesto que estoy con vos'", relató Luz María Maldonado, una mujer de 33 años, en compañía de su esposo Bruno Sebastián Gómez Rivelli, de 36. Ella se desempeña como preceptora en un colegio y el hombre es empleado en la Municipalidad de Salta.

Una vez que el tema se habló en profundidad en la pareja, el 20 de junio pasado la familia envió el correo electrónico presentándose como postulantes, dice la nota publicada por El Tribuno de Salta.

Desde el momento de la postulación, el mayor deseo era que los llamaran rápidamente, aunque sabían que el trámite podía ser lento y podría presentarse alguna dificultad.

"Pero pusimos todo siempre en manos de Dios y confiamos en su decisión", afirmó Luz muy emocionada.

Al momento de la entrevista convocada por el juzgado, "tanto Bruno como yo sentíamos que la conocíamos, que iba a ser igual que un parto. Nos preparamos para ver su carita".

Tras esa importante entrevista para ellos, Matías, un licenciado, les indicó que en los próximos días iban a recibir el llamado de la jueza para comunicarles por sí o por no. "Dijimos listo, es el momento de parir. Sentimos nervios, angustia, miedo, alegría, un millón de sentimientos", comentó la mujer.

Hasta que por fin sonó el teléfono. "Lo atendí yo, estaba sola y lloré al escuchar que la jueza decía que ese martes conoceríamos a Mili. Sentí mucha alegría, pura emoción", contó Luz.

Casi inmediatamente, Luz le llamó a su marido Bruno y le contó la buena noticia. "¿En serio? ¿Escuchaste bien?", le preguntaba su marido del otro lado del teléfono.

"No voy a hacer una broma con esto, se dio lo que tanto esperamos", le respondió su mujer con mucha alegría.

Ese martes que no llegaba nunca nos vio en un momento esperando la audiencia con la jueza, que nos había convocado. "Conocimos a Mili. Se acercó tímida. Le llevamos un regalo, pero no le importó, solo corrió a nuestros brazos y nos dijo ­'¡Mi mamá y mi papá!'. Lo sentimos como lo más hermoso que nos pudo pasar en esta vida", confesó Luz, y tras ese momento, todos se abrazaron y lloraron de emoción.

Ver películas, bailar y cantar

Viviendo ahora un momento de inmensa felicidad, la familia cuenta que Mili es una niña muy tranquila, tímida y demasiado cariñosa.

"Obvio tiene su carácter cuando no quiere algo y se impone. Es la parte que nos gusta porque sabe tomar sus decisiones. En la vinculación sentimos como que nos conocíamos de antes. Ella se integró muy bien con sus abuelos, tíos y primos", confesó Luz.

A Mili le encanta ver películas, videos de música, bailar y cantar todo el tiempo en su nueva casa. Su abuela materna le regaló un bebote que lleva a todos lados. "Dice que es su bebé y lo cuida mucho", comentaron.

La pareja quiere que Mili pueda crecer con mucho amor, que disfrute plenamente junto a su familia. "Que sepa que papá y mamá están desde ahora y para siempre, que cuenta con nosotros en todo. Primordialmente queremos que sea muy feliz", cuentan emocionados.

Luz comentó que desde el primer momento en que se casaron con Bruno, tuvieron como idea principal formar una familia.

"Siempre tuvimos la seguridad de que a pesar de tener un hijo biológico, uno iba a ser adoptado. Así lo habíamos decidido. Luego comenzó la búsqueda del hijo biológico. Pasamos por tratamientos y no se nos dio. Cansados decidimos esperar y confiar en Dios. Nosotros sabíamos que todo era cuestión de fe y confiar en él. Pasaron tres años y leímos la noticia de que Mili esperaba por una familia", comentó luego la feliz madre.

La jueza de Primera Instancia de Personas y Familia 3, Claudia Güemes, quien lógicamente se involucró en el caso, afirmó que fue todo muy emocionante porque la pareja de Luz y Bruno se ha esforzado mucho para lograr que ella Mili pueda concretar su derecho a vivir con una familia.

"Haber visto que se produjo un encuentro, una integración de la niña a este matrimonio de una manera tan espontánea, natural y amorosa como si se conocieran desde siempre fue una gran emoción para todos, tanto para la tutora y asesora como para la abogada del niño y secretaria", indicó la magistrada.

Y agregó: "Los abuelos maternos han participado plenamente en la vinculación. Han estado atentos todo el tiempo para ayudar y acompañar. Se nota que es una familia muy solidaria y que tiene mucho amor para ofrecer y Mili también tiene todo eso", comentó la jueza Güemes.

Se supo que el inicio de la vinculación de Mili con su nueva familia fue autorizada antes de la feria judicial de julio pasado. Como ocurre en estos casos, se realizó después una evaluación por parte del equipo interdisciplinario de la Secretaría Tutelar, que arrojó resultados efectivos a favor de la guarda con fines de adopción.

"Hubo un dictamen favorable de la asesora, la tutora de la Secretaría de la Niñez y todos los participantes del proceso. Los adoptantes quieren la adopción. Estamos en proceso de realizar una audiencia y en base al resultado se podría resolver en forma definitiva e irrevocable la adopción de Mili", afirmó la jueza Güemes.

Fuente: El Tribuno de Salta

Temas relacionados: