Con el antecedentes de decenas de reuniones con las autoridades del Instituto Provincial de Juegos y Casino (IPJyC) de Mendoza y con varios legisladores y luego de los intentos de hablar con el propio gobernador Rodolfo Suarez, los trabajadores del turf decidieron hacerse ver de manera más concreta, y este miércoles a la mañana se dirigieron al hipódromo para hablar con la nueva gerenta, amagaron con tomar pacíficamente el lugar, quemaron un par de cubiertas de auto, y finalmente aceptaron la palabra de la funcionaria, que prometió volver a insistir ante el mandatario para que se permita la apertura de la arena hípica mendocina, cerrada desde marzo pasado, y donde sus trabajadores están sin poder ganar su sustento diario.

Después de barajar este miércoles distintas alternativas para visibilizar su protesta exigiendo que se les permita trabajar, la gente del turf: peones, cuidadores, jockeys, y otros muchos, se dirigieron a la Legislatura. Allí pudieron dialogar con un par de representantes, quienes los escucharon y les dijeron que no tienen potestad en este tipo de temas. Luego de esto, trabajadores y familiares retornaron al hipódromo, no hicieron caso a la gente de vigilancia que les impedía el paso, y se dirigieron hacia las oficinas para reclamarle la apertura a la flamante gerenta, Vanina Carrión. Se dijo que iban a tomar pacíficamente el predio, se quemaron neumáticos y se escucharon elementos de percusión.

Te puede interesar...

Embed

Los referentes pudieron dialogar con Carrión, reemplazante de José Luis Sgroy, quien dio un paso al costado por la falta de respuestas por parte del Instituto de Juegos y Casino. La gerenta les pidió calma y prometió interceder ante el gobernador para darles respuestas, algo que vienen escuchando desde marzo, tanto por parte de los directivos del hipódromo, como del Instituto (IPJyC), en la figura de Ida López, su presidenta.

Embed

"Nosotros somos gente de trabajo, no nos gusta esto de tener que entrar así al hipódromo y hacer este lío, pero no encontramos la forma de que se nos oiga. Venimos presentando propuestas y protocolos desde marzo, y vemos cómo los otros hipódromos del país van abriendo sus puertas y trabajan sin problemas de contagio alguno", dijo Mauricio Irrazábal, cuidador y propietario que encabezó esta medida de fuerza pacífica.

"Estamos hartos de esta situación, donde nos mienten descaradamente y se pasan la pelota entre el Gobierno provincial y el nacional. Para no cometer errores, contratamos un abogado que nos dijo que quien tiene que decidir aquí es el gobernador de Mendoza, ya que están malinterpretando el DNU. Se le envió una carta al jefe de Gabinete de la Nación, Santiago Cafiero, y nos respondió de inmediato, diciendo que no está en manos de ellos la apertura del hipódromo", detalló Irrazábal.

"Si la negativa para la apertura fuera decisión de Nación, entonces cómo es que han abierto los hipódromos de CABA (Palermo), Provincia de Buenos Aires (San Isidro y La Plata), los de Río Cuarto, Córdoba, Tucumán y el vecino de San Juan", agregó muy ofuscado el profesional del turf.

"Esta semana hay un propietario que se llevó ocho caballos a San Juan, dejando a dos studs locales sin trabajo, ya que allá van a correr. Es desesperante la situación. No hay trabajo, y desde la Provincia, nos trajeron sólo cuatro veces bolsitas de mercadería en estos casi ocho meses de inactividad. Gracias a Dios hay algunos propietarios de caballos que han mantenido sus animales acá, les han dado unos pesos a los cuidadores y jockeys, pero eso es insuficiente, es como una gota de agua en el desierto, necesitamos correr", sumó.

Prácticamente las condiciones para que se vuelva a correr están dadas, existen protocolos sanitarios adecuados, y además se aprobó la semana pasada una ley que permite el juego vía online, por lo que no es necesaria la presencia de apostadores en La Catedral, y allí sólo estarían los trabajadores, que viven ahí, donde paradójicamente no se ha conocido ningún caso de coronavirus.

El Instituto denunció violencia

El Instituto Provincial de Juegos y Casinos realizó una denuncia por las agresiones recibidas por el personal y los daños materiales en el lugar. Según el organismo, los manifestantes agredieron al personal de seguridad e ingresaron al hipódromo encerrando al personal administrativo, de seguridad y miembros de la policía dentro de una oficina al bloquear la salida con neumáticos encendidos.

"El humo de los neumáticos afectó a las personas encerradas y generó daños en el edificio. Además, se reportaron daños en vehículos de empleados del Hipódromo", expresó el comunicado.

Desde el Instituto Provincial de Juegos y Casinos informaron que ya se realizó la denuncia pertinente por daños ante la Oficina Fiscal N°4.