Por la alta demanda de mendocinos que compran un oxímetro de pulgar para tenerlo en la casa y controlar el estado de salud de los personas aisladas en sus hogares por coronavirus en Mendoza, ya hay faltante en la provincia.

El oxímetro o saturómetro es un aparato pequeño, que parece una pinza, que se coloca generalmente en el dedo índice de una mano y mide el oxígeno en el cuerpo. La mayoría de la gente sana tiene una saturación de oxígeno de entre el 95% y el 98%. Si el número que arroja está por debajo podría significar que no hay buena entrada de oxígeno a los pulmones, indicio de dificultades respiratorias que podrían derivar en una neumonía, la complicación más habitual del coronavirus.

Te puede interesar...

Es de uso común en los hospitales pero por la pandemia de coronanvirus en Mendoza, la demanda creció muchísimo porque la gente aislada en los hogares con síntomas leves, que no requiere internación, busca tener un oxímetro a mano para seguir la evolución de la enfermedad.

¿Porqué puede ser útil en la casa?

El dispositivo puede ser útil en los hogares porque a veces la saturación de oxígeno puede ser baja sin tener problemas respiratorios evidentes y sólo haciendo una medición con el aparato es posible saber si ya hay una complicación respiratoria.

Una serie de consultas en un decena de negocios de Mendoza de distintos rubros que hizo Diario UNO permitió confirmar que no hay oxímetros y los pocos que van llegando a los negocios "se los vuelan", dijeron los comerciantes. Tanto en las farmacias como en los negocios de insumos médicos no tienen en stock. Tampoco se encuentran en las ortopedias, otro rubro de negocios que suele contar con estos dispositivos. También se pueden comprar en las casas de electro, pero tampoco cuentan con stock.

Se puede optar por la compra on line pero el tiempo de espera para la llegada del producto también es mayor de lo habitual.

Los precios

Los precios de los aparatos pueden variar mucho entre un negocio y otro. La alta demanda hace que los precios varíen mucho, y van desde $2.500 hasta $10.000. Hay de diferentes modelos y marcas pero esencialmente cualquiera puede cumplir la función básica requerida.

La oscilación de los precios no se da solo acá, también ha pasado lo mismo en otros países porque la demanda del producto es generalizada. En dólares, el precio promedio en una farmacia de este monitor está entre 20 y 50 dólares.