Sociedad | coronavirus en Mendoza | Clínica Santa María | Familia

Coronavirus en Mendoza: "Fue un error involuntario", la explicación de la clínica Santa María por entregar un cadáver equivocado

El administrador de la clínica Santa María dijo que fue "un error involuntario" cuando dieron por muerta por error a una paciente y su familia sepultó otro cuerpo

Para el administrador de la clínica Santa María, Javier Parmucci, fue un "error involuntario" lo que se conoció el sábado cuando a una familia le dieron por muerta a su abuela y le entregaron otro cuerpo para sepultar. El caso se transformó en uno de las situaciones más descabelladas que está dejando la pandemia por coronavirus en Mendoza.

Te puede interesar...

Este lunes el administrador de la clínica sostuvo que lamentan lo sucedido y que "se está hablando con la dirección del nosocomio para ver qué otras medidas pueden sumar a las que ya venían teniendo. En este caso no fue suficiente, cometimos este error involuntario".

Respecto a un posible resarcimiento económico a la familia por lo sucedido, dijo que aún no conocía de ninguna medida.

"La paciente por suerte está bien y sigue internada en la clínica", amplió el administrador.

"Nosotros no hemos ocultado nada, sentimos el error administrativo que se ha cometido. Nosotros deberíamos haber visto esto antes de que se produjera", refirió Parmucci".

Cómo fue el caso

El lunes pasado cuando María Dora Garro presentó un dolor en la espalda, como paciente de PAMI, su hijo la llevó a la Clínica de Cuyo donde atiende su médico de cabecera. Tras medicarla, la enviaron a su domicilio pero después el cuadro se agravó y el dolor se localizó en el pecho. Ahí fue cuando se decidió su internación.

A la familia le dijeron que tenía neumonía pero que el test por coronavirus, dio negativo. La familia dijo que no le habían dado la medicación para la demencia senil porque hablaron por teléfono con ella y la encontraron muy perdida.

Pero, en la madrugada del jueves llamaron nuevamente a la familia para darle la peor noticia: Dora había tenido un paro respiratorio y había muerto. Al llegar a la Clínica, la familia recibió un certificado de defunción en el que se señalaba que había sufrido coronavirus. Esto activó el estricto protocolo que impidió ver el cuerpo y esa misma tarde del día jueves, fue sepultado.

Al día siguiente la familia tuvo un nuevo llamado de la clínica que los dejó totalmente desconcertados: les dijeron que Dora estaba bien, viva y pedía ver a su familia. Sin entender lo que estaba ocurriendo, la familia se acercó a la Clínica Santa María y "nos dijeron que se trató de un error humano, que se había muerto una mujer y como mi abuela estaba perdida no podían constatar su identidad", explicó la nieta de la mujer a Radio Nihuil el sábado pasado.

Otras críticas

Destacó que no se han producido otros casos tan graves como el ocurrido a la familia de Dora Garro. Vamos a tomar más medidas de precaución, no va a volver a suceder. El contador dijo que han alquilado dos pisos del hotel que está enfrente de la clínica en la calle Federico Moreno, de Ciudad para trasladar a los pacientes leves.

El caso que se conoció el sábado llevó a otros familiares a expresar críticas por algunas situaciones similares que han sufrido dentro del nosocomio.