La alegría que significó poner en marcha un dispositivo que le permite a la gente abandonar un poquito el aislamiento obligado por la pandemia de coronavirus, donde las personas ya pueden salir a caminar en una radio de hasta 500 metros de su casa o durante una hora, se vio empañada por un acto de soberbia y falta de civismo, ya que uno de los profesores de la Subsecretaría de Deportes de la Provincia fue agredido por un hombre que además de la grave acción del ataque, rompió la cuarentena.

Te puede interesar: Coronavirus en Mendoza: tras ocho días sin positivos, se confirmó un nuevo caso

Un muy mal momento vivió en la tarde de este martes un profesor de la Subsecretaría de Deportes que se encontraba colaborando en el Parque con las caminatas recreativas. La consigan es guiar y ordenar, y también, si se da el caso, controlar que se cumplan las reglas de estos paseos. Ariel Morici, profesor de Educación Física, de 50 años, vivió un mal momento, fue agredido verbalmente por un caminante.

"Estabamos con otros colegas colaborando en el circuito que se ha establecido en el Parque cuando vi que un hombre se salía de los lugares permitidos para la caminata. Me acerqué y le expliqué de buena manera que por ahí no podía transitar, y al principio sólo hizo un comentario, preguntando si mi indicación era un consejo o una prohibición, a lo cual le respondí, que sí, que era una recomendación, dijo el profe.

Te puede interesar: Coronavirus en Mendoza: profesores de la Subsecretaría de Deportes controlan las caminatas en el Parque.

"Parece que algo se le despertó, porque de pronto se vino detrás mío diciendo cosas irreproducibles, y provocándome. Soy un profe de 50 años... vengo del deporte y estoy acostumbrado a las agresiones verbales, por lo que no le di importancia. Pero aparte de bajarse el barbijo, se me vino encima y puso su cara delante de la mía, por lo que le indiqué que estaba prohibido, y su respuesta fue toserme encima y decir, mirá estoy enfermo, por lo que llegó a intervenir una compañera tratando de calmarlo y hacerlo reflexionar", contó Morici sobre el momento vivido.

"Cuando se calmó un poco, se fue por un lugar prohibido, por lo que luego tuvo también roces con otro profesor, y según me dijeron, también insultó a la policía, que intervino y se lo llevó detenido. Se notaba en él una actitud rara, no era solamente rebeldía social", dijo Ariel.

"Es una pena, el 98% de la gente nos consultó sobre cómo se podía hacer la caminata, o acataba las indicaciones, como gente que vino con patines o un monopatín eléctrico, que al explicarles que solo se puede caminar, lo hicieron tranquilamente", concluyó Morici.

Dejá tu comentario