El gobierno de Mendoza emitió un decreto para oficializar las medidas sanitarias relacionadas a la Pandemia de Covid-19, y los ritos religiosos no están exentos de cumplirlas. 

Te puede interesar: Qué pasa con la empleada doméstica si su empleador entró en cuarentena: asistencia y sueldo

De hecho, desde el Arzobispado de la provincia, se enviaron dos comunicados, con muy pocas horas de diferencia entre sí. En el primero, con fecha del 16 de marzo, se informaba que no se suspendería la celebración de la misa. Pero este martes, esa afirmación se puso en duda, puesto que desde la sede religiosa manifestaron que evalúan la posibilidad de suspender las misas presenciales. 

Poca gente en los templos

Por el momento, asegura el informe, quienes asistan a los templos no tienen que estar incluidos en ningún grupo de riesgo -personas mayores a 60 años, inmunosuprimidos, embarazadas-

El informe de la Iglesia Católica especifica con respecto a las celebraciones, que se prohíben las aglomeraciones. Según las
dimensiones de cada templo, podrán participar de la misa  las personas que cumplan con los requisitos mencionados y 
guardando mucha distancia física entre sí. Queda suspendida también la tradición de darse la paz con un beso en la mejilla.

Te puede interesar: Coronavirus: matrimonio de periodistas de Mendoza está varado en el norte de Perú

Sin embargo, aclaran que esta posibilidad se da por el momento, "conforme la evolución de esta crisis sanitaria, es posible que nos veamos obligados a suspender la celebración de la misa
con participación de fieles".

No será pecado

En el mismo informe, queda especificado que, dentro de los preceptos religiosos, no será pecado no asistir a la misa del domingo. 

"Mientras dure esta situación crítica, todos los fieles están dispensados del precepto dominical y podrán seguir la celebración de la misa a través de televisión y/o internet", manifestaron. 

Te puede interesar...