Ibuprofeno e Ivermectina fueron la clave de las recuperación de enfermos por Covid en una clínica de General Alvear. El departamento del Sur llegó a estar en una situación muy crítica cuando buena parte de un grupo de personas que viajó a Mar del Plata, volvió contagiada y con la temible cepa o variante de Manaos lo que llevó a las autoridades a adelantar las medidas de restricción que luego se aplicaron en toda la provincia y en el país.

En Medio Día, programa de Radio Nihuil, Carlos Salazar, director del Sanatorio Gasa, explicó su propia experiencia con el uso de Ibuprofeno Inhalado e Ivermectina para la recuperación de pacientes y aseguró que de 100, ya se recuperaron 90.

El doctor Salazar contó que todo nació a partir de una vivencia personal: "En octubre de 2020 tuve que viajar a Córdoba porque mis dos padres y una hermana se contagiaron de coronavirus. A mi papá no lo pude ver porque fue directo a terapia intensiva ya que tenía diabetes y otras enfermedades concomitantes. Pero puedo abocarme a mi madre, que estaba con difcultad respiratoria y fiebre".

El médico siguió su relato: "No encontrábamos cama en ningún lado hasta que dimos con una clínica que aplicaba Ibuprofeno Inhalado. A los 4 días la pude llevar de vuelta a mi casa para continuar el tratamiento allí".

El tratamiento con Ibuprofeno es de muy fácil aplicación, beneficioso, barato práctico y da buenos resultados El tratamiento con Ibuprofeno es de muy fácil aplicación, beneficioso, barato práctico y da buenos resultados

Salazar dijo que luego de su experiencia familiar, se decidió a llevar el tratamiento a la clínica que dirige en Alvear: "Entonces el Ibuprofeno no estaba en fase de investigación que está ahora, que es la dos. Así que lo traje a Alvear como uso compasivo, que es cuando no está aprobado por la ANMAT pero se lo autoriza siempre y cuando el paciente esté de acuerdo"

"Hicimos algunos tratamientos el año pasado -continuó- pero no tantos como ahora en la segunda ola, que todos saben cómo pegó en General Alvear. Empezamos a usarlo rápidamente porque veíamos que el sistema colapsaba y para dar una solución lo hicimos en forma ambulatoria para evitar ocupar más camas. El seguimiento lo hicimos primero con Ivermectina a modo preventivo con la finalidad de contener la progresión de la enfermedad".

El profesional siguió contando que "cuando vimos pacientes que no saturaban bien de oxígeno empezamos con el Ibuprofeno, siempre en la casa, con personas que lo podían realizar porque se requiere de un nebulizador común y además se trató de quienes podían moverse pro sus propios medios. El tratamiento se basa en nebulizaciones de 5 centímetros cúbicos cada una, 3 veces al día y durante 10 días aunque algunos se mejoraron antes".

Salazar recordó que ANMAT exige muchos requisitos, lo que no criticó, pero frente a la urgencia se apeló al uso del Ibuprofeno de "modo compasivo" que si está autorizado. En cuanto la Ivermectina aclaró que sí está aprobada para tratamiento antiparasitario pero no está inscripta para enfermedades virales y admitió que la Sociedad Argentina de Infectología no está de acuerdo con su utilización.

También reconoció que el tratamiento puede no ser efectivo en pacientes muy graves: "No hay medicamentos milagrosos".

Hemos pasado momentos de mucho estrés en General Alvear. El hospital se había llenado y en la clínica tratábamos de dar cobertura a todos los que nos llegaban. Había que darle contención a la gente. Pasamos dos semanas muy difíciles. Ahora no es que estemos relajados pero hay camas disponibles y menos estrés Hemos pasado momentos de mucho estrés en General Alvear. El hospital se había llenado y en la clínica tratábamos de dar cobertura a todos los que nos llegaban. Había que darle contención a la gente. Pasamos dos semanas muy difíciles. Ahora no es que estemos relajados pero hay camas disponibles y menos estrés

Seguir leyendo