Censista solidario

Censo 2022: la censista vio cómo vivía y organizó una colecta para ayudarlo

Ocurrió en Córdoba, la censista cumplía con su trabajo y después de salir de un domicilio muy pobre armó la colecta: "Se me partió el alma" dijo

Por UNO

Marianela Heredia, una censista de Córdoba se conmovió luego de censar a Alejandro, un albañil, por las condiciones precarias en las que vive. Por este motivo comenzó este viernes una colecta para ayudarlo. La mujer declaró: "Se me partió el alma". Esta es una de las tantas historias que dejó el Censo 2022.

El miércoles 18 de mayo, declarado feriado nacional, toda la población argentina se quedó en su casa con el objetivo de ser parte del Censo 2022. Marianela, una de las censitas que trabajaron en la provincia de Córdoba, se conmovió por la situación en la que vive Alejandro, un padre de 5 hijos que tiene su prevaria vivienda en el barrio Pueyrredón de la nombrada provincia.

►TE PUEDE INTERESAR: Censo 2022: qué hacer si no pasó el censista

Según contó la censista cordobesa a El Show del Lagarto (El Doce), a ella no le tocó la cuadra de Alejandro, quien trabaja como albañil, pero como no lo habían encuestado decidió hacerlo.

Censista-cordobesa-iniciò-colecta-para-un-albañil que vive en condiciones deplorables.jpg
Alejandro es albañil y tiene 5 hijos. 

Alejandro es albañil y tiene 5 hijos.

“Cuando él me empezó a contar la situación que está viviendo se me partió el alma y tomé la decisión de publicar su historia para que la gente los ayude a que puedan vivir un poco mejor, porque así no se puede vivir”, contó la mujer, y agregó: “Empecé una colecta de vestimenta, mercadería, útiles para los chicos y lo que sea, porque les faltan un montón de cosas”.

Embed

Según dijo Marianela, las personas que quieran colaborar con Alejandro y su familia pueden ponerse en contacto con ella a través del teléfono 3516158626.

Si bien era feriado nacional, Alejandro relató que él tenía que ir a trabajar de albañil, por eso estaba esperando que la censista pase por su domicilio. Y cuando se cruzó con Marianela, le pidió a ella que registre su casa para luego poder irse a cumplir con sus obligaciones.

“Yo los feriados trabajo, así que estaba esperando que vengan a censarme para ir a trabajar. Cuando vino Marianela, le conté la realidad”, dijo Alejandro, y cerró: “Hago lo que puedo por mis hijos. Lo que me toca hacer día a día es trabajar y tratar que ellos puedan estudiar y sean algo en la vida. Yo me crié prácticamente en la calle y quiero que ellos tengan otra suerte. Hay cosas que yo no sé hacer porque no tengo estudios pero trato de ayudarlos en lo que más puedo para que el día de mañana sea algo. Dentro de todo, hasta ahora ninguno se me quedó de grado”.

Temas relacionados: