Protagonistas reciclado
Mujeres emprendedoras

Una joven recicla sachets para hacer baberos, fabrica conejas de apego y es directora en una cárcel

Paula Ferraro es dueña de Chichilos, que fabrica baberos para bebés con sachets de leche reciclados y conejas de apego con desechos de telas.También es directora en el penal de San Felipe

Paula Ferraro (33) es dueña de Chichilos, un emprendimiento que hace baberos y sets de mates con sachet de leche reciclados y diseña conejas de apego con desechos textiles. Es profesora de enseñanza primaria, pero ahora es directora en el penal de San Felipe. "Me gusta mucho la vocación de servicio. Empecé con los chicos en la primaria y después me fui interiorizando lo que es adulto, hasta llegar al contexto de encierro, me apasiona poder ayudar y transmitir conocimiento", dijo la joven.

Como directora gestiona proyectos sustentables. Sostuvo que la recepción de las personas privadas de la libertad es buenísima. "Es descubrir un nuevo mundo, poder transmitir ese conocimiento a alguien más que está en un momento en el que necesita recibirlo y valorar el aprendizaje. Hay muchas cosas por aprender y saber del cuidado de nuestro mundo va a hacer que ellos ayuden a cuidar a las personas y a la sociedad cuando salgan", añadió a Diario UNO.

Además, la joven da capacitaciones para JCI que es una ONG que forma líderes para un mundo cambiante con un enfoque de sustentabilidad y el desarrollo de nuevas habilidades blandas.

►TE PUEDE INTERESAR: Tres emprendedores venden semillas agroecológicas, germinadores y brindan talleres en escuelas

Paula Ferraro, dueña de Chichilos, recicla sachet de leche y hace baberos y conejas de apego (8).jpeg
Paula es profesora de enseñanza primaria, pero ahora es directora en el penal de San Felipe.

Paula es profesora de enseñanza primaria, pero ahora es directora en el penal de San Felipe.

El comienzo de Chichilos

El emprendimiento comenzó en 2014, cuando nació su segunda hija, Catalina (9), que fue el segundo bebé prematuro y no había ropa en el mercado. "Sabiendo que ella era prematura, que iba a pesar gramos o un kilo, quería confeccionarle su ropita, que no estuviera desnuda dentro de la incubadora, porque mi hijo anterior, Juan Bautista (14), también había sido prematuro y estaba desnudo dentro de la incubadora porque no hay que ponerles", contó Paula.

Hizo varios cursos de confección e incursionó en ropa de prematuros, ajuares, recibidores personalizados con nombre y cuando vino la pandemia, cerró la fábrica de algodón que había en Mendoza, se le redujo la materia prima porque no tenía en dónde comprar para confeccionar y pedir a Buenos Aires no era una opción porque le exigían en cantidad. Empezó a recorrer fábricas, a levantar los bolsones con retazos en desuso y a reciclar.

Paula Ferraro, dueña de Chichilos, recicla sachet de leche y hace baberos y conejas de apego (5).jpeg
Paula hizo varios cursos de confección e incursionó en ropa de prematuros, ajuares, recibidores personalizados con nombre.

Paula hizo varios cursos de confección e incursionó en ropa de prematuros, ajuares, recibidores personalizados con nombre.

Así nacieron las "chilas" que son las consejas, rellenas de los desechos textiles de diferentes talleres. El nombre del emprendimiento nació porque como sus hijos eran muy pequeños, para no decirles "chiquitos", les empezó a decir chichilos. Además, realiza sets de mate y baberos con sachet de leche reciclados.

Como ella es docente, las conejas son didácticas y adaptadas con una finalidad según cada edad. Empieza siendo una muñeca de apego, después de los dos años un acompañamiento más terapéutico y luego de los cuatro, se las piden en los jardines para practicar la motricidad, porque las visten y las desvisten, tienen una serie de elementos para trabajar la Educación Sexual Integral (ESI). Además, para los niños más grandes, la coneja es acompañada con un kit de diseño, que realiza con molde y los niños empiezan a confeccionarle la ropita.

►TE PUEDE INTERESAR: Pareja de Mendoza analiza imágenes de drones de cultivos para mejorar la producción y evitar plagas

Paula Ferraro, dueña de Chichilos, recicla sachet de leche y hace baberos y conejas de apego (7).jpeg
El nombre del emprendimiento nació porque como sus hijos eran muy pequeños, para no decirles

El nombre del emprendimiento nació porque como sus hijos eran muy pequeños, para no decirles "chiquitos", les empezó a decir chichilos.

La evolución de Chichilos

"Llevo bastantes años en el emprendimiento y es mi pasión, ahora en mis vacaciones estoy confeccionando uniformes para colegios y preparando el descarte para armar las chilas", dijo Paula. Agregó que no invierte en redes ni en publicidad, sino que es el boca a boca, la llaman de los jardines porque alguna madre le recomendó las conejas por el tema del desarrollo y del acompañamiento terapéutico.

La docente sostuvo que si bien tiene chilas todo el año, se venden especialmente para Navidad que armó 80 y para el Día del Niño que hizo 100, también para nacimientos y cumpleaños. El kit de chila cuesta $5.500 y el de mate completo con bolso vale $15.000.

Paula Ferraro, dueña de Chichilos, recicla sachet de leche y hace baberos y conejas de apego.jpeg
El kit de chila cuesta $5.500 y el de mate completo con bolso vale $15.000.

El kit de chila cuesta $5.500 y el de mate completo con bolso vale $15.000.

Actualmente trabaja en su taller una señora que es grande, que es analfabeta y está aprendiendo algunas técnicas. Es ayudante y hace sus propias costuras, que después le sirve como salida laboral en su propia casa. También una chica que es mamá soltera con cuatro niños y va a confeccionar su ropa, cuando hay trabajo la ayuda.

"La idea es capacitar y dar una salida laboral. Siempre empleo a mujeres, trato de dar una mano a mujeres, porque si bien está en una zona rural cercana, la falta de movilidad, hace que se queden sin poder avanzar. Tienen hijos muy jóvenes, el tema de los micros y el poco acceso a la ciudad hace que se limiten", explicó Paula.

►TE PUEDE INTERESAR: Dos hermanos suizos y su perro tienen una bodega en Mendoza y plantan un árbol por cada botella

Paula Ferraro, dueña de Chichilos, recicla sachet de leche y hace baberos y conejas de apego (2).jpeg

"Siempre empleo a mujeres porque si bien está en una zona rural cercana, la falta de movilidad, hace que se queden sin poder avanzar", dijo Paula.

El reciclado y su amor por el medio ambiente

"Levanto telas de los talleres de corte, incluso hay una fábrica que se dedica a cartelería y tiene desechos de plástico, los corto y hago las etiquetas y botones, que es terrible el daño ambiental que produce. Los clientes que me conocen, me guardan los sachets de leche y yo una vez al mes los recolecto y los utilizo en los interiores de los baberos y en los interiores de los “chau lata”, que son los materos que se realizan con otros tipos de desechos, vienen todos recubiertos dentro de sachets", explicó.

Las chilas las confecciona con todos los otros desechos que se producen en el año, pero mientras tanto como debe subsistir, hace uniforme y con los pedacitos que le quedan, hace moños para el pelo. Tiene sectores de retazos chiquitos, grandes, el de moños, el de chilas, para después fabricar diferentes productos.

Chichilos, recicla sachet de leche y hace baberos y conejas de apego.jpg
Chichilos, un emprendimiento mendocino de triple impacto.

Chichilos, un emprendimiento mendocino de triple impacto.

"Me generó un gran impacto al empezar a interiorizarme, la gente no conoce lo que produce una prenda de ropa al medioambiente y el impacto que se está generando actualmente. Es la segunda empresa más contaminante del mundo y que contamina nuestra agua porque uno dice, ¿cómo va a contaminar el agua? Sí, la contamina porque los tintes que se utilizan para cada tela se hacen con agua", sostuvo Paula.

Dio como ejemplo que se usan 10.000 litros de agua para hacer un pantalón y es imposible de recuperar. "Al ver las cifras, interiorizarme, fue un antes y un después, no hay opción de no reciclar, de no tener esa bandera del cuidado, en el taller todo sirve para algo, se recicla para algo, no se producen desechos", cerró.

Paula Ferraro, dueña de Chichilos, recicla sachet de leche y hace baberos y conejas de apego (3).jpeg

"No hay opción de no reciclar, de no tener esa bandera del cuidado, en el taller todo sirve para algo, no se producen desechos", sostuvo Paula.

TE PUEDE INTERESAR: Rivadavia eligió a Florencia Lagos como reina de la Vendimia tras el show "Mujer de Vendimias"