Desde la UCIM

Pymes de Mendoza ligadas al turismo pidieron a la Nación otra edición del Previaje pero con otras pautas

La Unión Comercial e Industrial de Mendoza calificó como positiva la iniciativa del Previaje aunque se quejó por lo acotado del programa y por el cierre intempestivo de la tercera edición

Luego del cierre de la tercera edición del programa Previaje del Ministerio de Turismo de la Nación, que en Mendoza generó un impacto de $30.000 millones, la Unión Comercial e Industrial de Mendoza (UCIM) elogió la iniciativa pero al mismo tiempo reclamó una nueva edición con otras pautas. También se quejó de lo que consideró un cierre apresurado.

La entidad que preside Daniel Ariosto realizó un pormenorizado análisis de este plan de la Nación, ideado por el ministro Matías Lammens y la destacó como uno de "los pocos aciertos" del gobierno de Alberto Fernández.

Puso énfasis en que esta iniciativa les permitió a muchas empresas recuperarse luego de la pandemia y a una gran cantidad de argentinos acceder a descuentos y promociones muy beneficiosas.

No obstante la Unión Comercial cuestionó la tardanza en implementar el Previaje 3 y se quejó más aún por la decisión de cerrarlo rápidamente, a la que calificó de intempestiva y perjudicial para los empresarios del sector que organizaron e invirtieron en planes que no pudieron concretar.

►TE PUEDE INTERESAR: Cerró el programa PreViaje 3 y generó un impacto económico de $30.000 millones

Por esto último es que reclamó una nueva edición del Previaje, con nuevas pautas y condiciones y con más extensión de los plazos.

El nuevo documento de la UCIM sobre el Previaje

Pronóstico del tiempo en Mendoza turismo covid en mendoza (1).jpeg
El Previaje 3 generó en Mendoza un impacto de $30.000 millones.

El Previaje 3 generó en Mendoza un impacto de $30.000 millones.

Este nuevo documento semanal de la UCIM fue titulado Previaje: una iniciativa positiva con pautas acotadas y un intempestivo cierre.

La nota dice textualmente:

"En 2021, el Ministerio de Turismo de la Nación, implementó un ingenioso programa de promoción destinado a activar la estructura de servicios (comidas, alojamientos, excursiones, transportes, espectáculos en Argentina) de la industria turística, muy afectada por la pandemia y con su situación agravada por la fuerte inflación.

Este programa permitió a todos, la adquisición de los servicios indicados, en forma individual o en paquetes por medio de las agencias de viajes, respetando el cumplimiento de parámetros estrictos: todo debía facturarse a consumidor final, los pagos debían ser bancarizados, los montos máximos de crédito permitidos eran de hasta $ 100.000 por cada viajero (incrementado en el caso de jubilados).

El participante debía registrar el comprobante formal en una página web del Ministerio de Turismo de la Nación, especialmente habilitada a esos efectos y días antes de su viaje, recibía una tarjeta de crédito del Banco Nación Argentina, con el importe correspondiente al 50% del total, que podría utilizar en el pago de otros servicios durante su viaje o posteriormente.

Obviamente, el beneficio fue ampliamente difundido y potenciando el 'esfuerzo' del gobierno para absorber ese reintegro y fue utilizado, según la información oficial por más de 6 millones de pasajeros con una erogación de 200.000 millones de pesos.

fin de semana largo en Mendoza-turismo.jpg
Las anteriores ediciones del Previaje generaron gran movimiento turístico en el país. Y Mendoza no fue la excepción.

Las anteriores ediciones del Previaje generaron gran movimiento turístico en el país. Y Mendoza no fue la excepción.

Permitió a la industria mantener estructuras, mano de obra y en parte, recuperar las pérdidas sufridas en pandemia y al Gobierno, capitalizar políticamente el éxito logrado por su iniciativa. No fue mucha la información oficial acerca del bajo costo fiscal, que significó el programa, atendiendo el ingreso impositivo que generaba en IVA y otros impuestos, al realizarse la compra inicial y utilizarse el reintegro.

En síntesis, ésta fue una de las pocas acciones positivas del Gobierno a favor de uno de los sectores más castigados durante la pandemia y su éxito los llevó a promocionar la realización de la tercera etapa, durante varios meses, sin precisar cómo ni cuándo.

La expectativa abierta ante una nueva convocatoria, trajo una retracción en el mercado turístico porque los viajeros esperaban el nuevo beneficio, suponiendo que sería similar a la anterior convocatoria. Pero las circunstancias económicas, cambios de gabinete, quizás también la preocupación por aparecer malgastando los fondos del Estado (que no sería tal de haber aclarado inicialmente el bajo costo fiscal que representa) estiraron la implementación y en consecuencia, se postergó durante meses la decisión de los viajeros en prever su Viaje.

La presión de las instituciones del sector y de los usuarios, ayudó a que se pusiera en marcha la tercera etapa, que estuvo marcada por reiteradas postergaciones, con pautas muy acotadas (términos de compra y de viaje, montos a beneficiar) y finalmente, una intempestiva decisión de cerrar la operación varios días antes de lo anunciado argumentando que el presupuesto dado se agotó debido al éxito de la convocatoria.

Es oportuno hacer algo de historia para comprender el origen, crecimiento y actual circunstancia del programa que surgió a fines del 2020. En la temporada 2020/2021 presentó algunas fallas en la confección y aplicación, por lo que no tuvo el mismo éxito que la segunda etapa que tuvo un plazo más amplio para la inscripción y libertad en el cobro de las tarifas. Fue el de mayor adhesión dado que estábamos saliendo de las restricciones más severas y la gente estaba con muchas ganas de salir, aunque no pudo hacerlo al exterior. La crisis pos pandemia y esa circunstancia provocaron un gran auge para el turismo interno.

Turismo en Maipú.jpg
El sector turístico espera que haya un Previaje 4.

El sector turístico espera que haya un Previaje 4.

El caso de la tercera convocatoria como ya dijimos se demoró, lo que generó mayores expectativas y para las empresas, tanto agencias como hoteles, representó una complicación dado que se pusieron topes en para los pagos de habitaciones con base doble y por lo tanto, quienes se adhirieron debieron bajar sus tarifas

Para los viajeros se propuso una fecha limitada. Del 6 al 11 de septiembre para quienes viajaran en octubre y en principio, del 12 al 18 del mismo mes para quienes viajaran en noviembre. Pero tanto hoteleros como viajeros se encontraron con que a través de un decreto publicado el martes 13, se decidió el cierre del programa de manera intempestiva. Cabe aclarar que las inscripciones del fin de semana también significaron una limitante administrativa que dejaron a muchos solicitantes fuera del programa o en muchos casos, realizando un gran esfuerzo para entrar.

Todo esta circunstancia determinó un gran perjuicio para muchas empresas que habían organizado y arriesgado inversiones para la tercera convocatoria, en base a lo decretado por el Gobierno, quedando imposibilitadas de ofrecer el beneficio promocionado y decepcionando, una vez más a los argentinos que esperaban con ansia estos beneficios.

En síntesis, el Previaje ha sido una iniciativa positiva, con finales mal manejados, que deberían llevar a las autoridades del Ministerio de Turismo a replantear una nueva edición a futuro, con pautas precisamente establecidas, y manteniendo las condiciones anunciadas".

►TE PUEDE INTERESAR: El PreViaje ya está en marcha y apunta a potenciar la temporada baja en destinos regionales

Temas relacionados: